El Gobierno invertirá casi 9 millones para llevar fibra ultra rápida a más de 103.000 baleares

Recurso ordenador
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 21/03/2018 20:27:50CET

PALMA DE MALLORCA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Plan 300x100 del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital prevé invertir 8,9 millones de euros en Baleares en el periodo 2018-2021 para llevar fibra óptica de 300 Mb a 103.200 ciudadanos de las Islas.

Así lo ha anunciado el Ministerio en una nota de prensa en la que detalla que con el plan pretende llegar al 95 por ciento de cobertura de banda ancha ultra rápida a la población. Este porcentaje era en Baleares del 85,7 por ciento en diciembre de 2017.

En toda España, el Plan 300x100 de despliegue de banda ancha ultrarrápida permitirá proporcionar cobertura de fibra óptica de al menos 300 Mbit/s a casi 5,96 millones de habitantes de zonas con peor acceso a Internet de alta velocidad entre 2018 y 2021, con el objetivo de cubrir el 100% de los núcleos de población del país.

El plan está dotado con 525 millones de euros para el periodo 2018-2021 y serán cofinanciados con fondos comunitarios FEDER, que aportarán 395 millones de euros. Fuentes del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital detallan que está previsto conceder 150 millones de euros cada año en 2018, 2019 y 2020, mientras que los 75 millones restantes se utilizarán en 2021.

Este mismo viernes, el Consejo de Ministros dará luz verde a la primera partida de 150 millones de euros, que combina 30 millones de euros que proceden de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y 120 millones de euros con cargo a fondos comunitarios FEDER. Esta previsto que la convocatoria se publique en la semana siguiente a la Semana Santa.

El Plan 300x100 supone un impulso al Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA-NGA) puesto en marcha en 2013, que ha concedido 216 millones de euros de ayudas públicas hasta 2017 en proyectos para llevar la fibra óptica a 3,58 millones viviendas y empresas. Esto ha permitido extender las redes de banda ancha ultra rápida a 4.064 entidades singulares de población que antes no tenían cobertura.

Con el nuevo plan se completará el despliegue de fibra óptica en todos los núcleos de población de España, con especial incidencia en las pequeñas poblaciones y las zonas rurales, contribuyendo así a reducir la brecha digital geográfica y a hacer frente al reto demográfico.

A finales de junio de 2017 el 76,1% de la población disponía de cobertura de redes con velocidad de acceso a Internet superior a 100 Mbit/s, un porcentaje que en el Ministerio calculan que a finales de diciembre era ya del 82,9%.

Gracias al nuevo programa, está previsto que en 2021 todos los núcleos de población tengan cobertura de al menos 300 Mbps independientemente de su tamaño, lo que supone el 95,7% de los ciudadanos. Para el 4,3% restante que vive "diseminado" el Gobierno ya tiene en marcha otras medidas para garantizar el acceso a Internet de alta velocidad con distintas tecnologías.

REPARTO POR COMUNIDADES

Por comunidades autónomas, Andalucía es la que está previsto reciba más ayudas, con un total de 114,32 millones de euros, pese a que está solo ligeramente por debajo de la media en cobertura. El hecho de que sea la que mas ayuda se lleve obedece a que es la Comunidad Autónoma más poblada, lo que hace que el plan contemple llevar a la fibra a más de 1,31 millones de habitantes.

Otras comunidades que recibirán importantes niveles de ayuda bien por su elevada población o por el bajo nivel de cobertura que tiene actualmente son Galicia (69,83 millones de euros), Cataluña (50,45 millones de euros) y Castilla y León (50,25 millones de euros).

Asimismo, el Gobierno se ha reservado unos 7,94 millones de euros para lo que ha denominado acciones especiales, como dar cobertura a polígonos industriales o a núcleos muy pequeños en las cuatro provincias que tienen actualmente una cobertura de fibra de prácticamente el 100%: Madrid, Barcelona, Guipúzcoa y Vizcaya.

El plan contempla una ayuda media por ciudadano de 86,89 euros durante todo el plan, un importe que será más bajo en los primeros años en los que el despliegue sea más sencillo y que se irá elevando con el tiempo a medida que se extienda a zonas de más difícil acceso y más dispersas. En esta línea, también irá aumentado con los años la intensidad de la ayuda respecto a la inversión que hace el operador.

Para adjudicar los proyectos, en la convocatoria de 2018 se mantendrá el modelo usado hasta ahora en el que el operador es el que sugiere las zonas a cubrir con las ayudas, mientras que a partir de 2019 será el Ministerio el que imponga un objetivo de cobertura en una zona y seleccione a la compañía que lo haga mejor.

Por último, las fuentes del Ministerio han explicado que han decidido imponer un mínimo de 300 Mbps, frente a los 100 Mbps de las ayudas concedidas hasta ahora, para asegurar que los operadores instalan "la tecnología más moderna" que existe para que pueda evolucionar en un futuro y evitar así que ocurra lo mismo que en otros países donde se han usado tecnologías que no permiten ir más allá de los 50 Mbps.