AI denuncia que el Gobierno iraquí mató a cientos de civiles tras ordenarles que se quedaran en casa

 

AI denuncia que el Gobierno iraquí mató a cientos de civiles tras ordenarles que se quedaran en casa

Enfrentamientos en Mosul entre fuerzas iraquíes y Estado Islámico
KHALID AL MOUSILY / REUTERS
Publicado 28/03/2017 1:15:40CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional ha denunciado que las fuerzas bajo mando del Gobierno iraquí mataron en ataques aéreos en Mosul a "cientos de civiles" que se quedaron en sus hogares siguiendo el consejo de las autoridades iraquíes, que les pidieron que no intentaran huir durante la ofensiva contra Estado Islámico.

Varios supervivientes y testigos de los ataques aéreos registrados en el este de Mosul han denunciado que no intentaron abandonar la ciudad porque las autoridades iraquíes les recomendaron en varias ocasiones que no lo hicieran.

"El alarmante aumento de las bajas civiles tanto por ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos como por los combates terrestres entre las Fuerzas Armadas iraquíes y los milicianos de Estado Islámico en los últimos meses también han suscitado graves cuestionamientos sobre la legalidad de estos ataques", ha afirmado AI, en un comunicado.

La ONG ha asegurado que uno de los ataques aéreos más graves de la coalición liderada por Estados Unidos tuvo lugar el 25 de marzo y acabó con la vida de "hasta 150 personas" en el barrio de Jadida, en el oeste de Mosul.

"Las pruebas recogidas sobre el terreno en el este de Mosul apuntan a un alarmante patrón de los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos que han destruido casas enteras con las familias dentro. El alto balance de víctimas civiles sugiere que las fuerzas de la coalición que lideran la ofensiva en Mosul han fallado a la hora de tomar las precauciones necesarias para impedir las muertes de civiles, en una flagrante violación del Derecho Humanitario", ha afirmado Donatella Rovera, la asesora de Respuesta para Crisis de Amnistía Internacional que ha desarrollado las investigaciones sobre el terreno en Mosul.

"El hecho de que las autoridades hayan aconsejado repetidamente a los civiles que se queden en casa en lugar de huir indica que las fuerzas de la coalición deberían haber sabido que estos ataques podrían haber provocado un número significativo de víctimas civiles. Los ataques desproporcionados e indiscriminados violan el Derecho Humanitario y pueden constituir crímenes de guerra", ha explicado.

"El Gobierno iraquí y la coalición liderada por Estados Unidos deben lanzar de inmediato una investigación imparcial e independiente sobre los terribles balances de muertes civiles que deja la operación en Mosul", ha afirmado la investigadora de AI.

Los civiles iraquíes han tenido que afrontar las amenazas del grupo terrorista Estado Islámico cuando han intentando abandonar Mosul. Waad Ahmad al Tai, residente del barrio de Al Zahra, en el este de Mosul, fue uno de los muchos civiles que decidieron seguir la recomendación del Gobierno iraquí y quedarse en casa.

"Hemos seguido las instrucciones del Gobierno, que nos dijo 'Quédense en sus casas y eviten los desplazamientos'. Según las instrucciones, los residentes que no tenían nada que ver con Estado Islámico tenían que quedarse en sus hogares. Hemos escuchado estas instrucciones en la radio. Se han lanzado panfletos desde aviones. Por eso nos quedamos en nuestras casas", ha explicado.

Cuando los combates se intensificaron, Waad Ahmad al Tai, su hermano Mahmud y sus familias se fueron a la casa de otro hermano en busca de más protección. "Estábamos todos apiñados en una habitación en la parte de atrás de la vivienda, 18 de nosotros, tres familias en total. Cuando la casa de al lado fue bombardeada, se derrumbó sobre nosotros, justo en la habitación en la que nos habíamos refugiado. Mi hijo, Yusef, de nueve años, y mi hija Shahad, de tres, murieron junto con mi hermano Mahmud, su mujer Manaya y su hijo de nueve años Awas, además de mi sobrina Hanan. Ella estaba acunando a su hija de cinco meses, que, gracias a Dios, sobrevivió", ha relatado.

Hind Amir Ahmad, una mujer que perdió a once familiares en un ataque de la coalición en el este de Mosul el 13 de diciembre de 2016 ha contado a Amnistía Internacional cómo sucedió todo. "Estamos durmiendo cuando la casa literalmente se derrumbó sobre nosotros. Fue un milagro que ninguno de nosotros muriéramos. Corrimos hasta la casa de mi tío. En torno a las 14.00 horas esa casa también fue bombardeada y se derrumbó sobre nosotros. Murieron casi todos en la casa, once personas en total. Mi primo, dos tías mías y yo fuimos los únicos que sobrevivimos", ha señalado. "Nos costó seis días encontrar los fragmentos de sus cuerpos y los enterramos en una fosa común en un campo cercano. No sé por qué nos bombardearon, solo sé que he perdido a todos mis seres queridos", ha añadido.

Los supervivientes de otro ataque aéreo registrado el 6 de enero de 2017 en el este de Mosul, en el distrito de Hay al Mazaaraa, han asegurado a Amnistía que no había milicianos de Estado Islámico en la zona atacada. Entre las víctimas estaban tres niños y la madre de una familia que ya había sufrido la violencia de Estado Islámico. "Esta familia ha sido atacada por todos los bandos. El año pasado, Daesh arrestó y ejecutó a la madre de los niños y ahora los niños han muerto por un bombardeo de la coalición. Los civiles se quedan atrapados en esta guerra y nadie les ayuda. Cuando intenté salir de Mosul con mi familia, nos capturó Daesh. Iban a echarnos petróleo y prendernos fuego. Al final nos escapamos pagando una cuantiosa multa. Otros no tuvieron tanta suerte y fueron ejecutados", ha explicado Ahmad, uno de los familiares de las víctimas.

AI ha subrayado que el Derecho Humanitario exige que se tomen todas las precauciones posibles para minimizar el daño a civiles y que los ataques no causen un daño desproporcionado a este colectivo, además de prohibir que se causen daños que superen los avances militares directos que se estima que se logrará con una acción.

La ONG ha denunciado el uso de civiles como escudos humanos por parte de Estado Islámico en muchos de los casos que ha investigado. "Los supervivientes y los vecinos han contado a la organización que los combatientes de Estado Islámico han estado presentes en o cerca de casas atacadas, generalmente en el tejado o en el jardín, así como cerca de otras casas que no han sido atacadas", ha indicado.

"Estado Islámico está recurriendo de forma vergonzosa al uso de civiles como escudos humanos, en una grave violación de las leyes de la guerra que equivale a un crimen de guerra. En zonas densamente pobladas, los riesgos para la población son enormes", ha afirmado Amnistía. Donatella Rovera ha dejado claro que el uso de escudos humanos "no absuelve a las fuerzas iraquíes y de la coalición de su obligación de no lanzar ataques desproporcionados".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies