Las autoridades de Túnez arrestan a otras 150 personas por disturbios en las protestas contra el Gobierno

Protestas en Túnez
REUTERS / ZOUBEIR SOUISSI
Publicado 12/01/2018 12:19:23CET

Cerca de 800 personas detenidas por las movilizaciones, a solo dos días del aniversario de la caída de Ben Alí

TÚNEZ, 12 Ene. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Túnez han arrestado a otras 150 personas, incluidos varios líderes opositores, por los disturbios registrados en las últimas horas en las manifestaciones contra el Gobierno, lo que eleva a 778 detenidos el balance de las protestas de los últimos días, cuando solo faltan dos días para que se cumpla el séptimo aniversario de la caída del dictador Zine el Abidine Ben Alí.

Las manifestaciones, algunas de ellas con disturbios, se han sucedido en todo Túnez desde el lunes, cuando murió un manifestante, hasta este jueves, cuando bajaron de intensidad. Los manifestantes han quemado decenas de edificios gubernamentales, lo que ha llevado al Gobierno a desplegar al Ejército en varias ciudades y municipios.

Los activistas y los políticos opositores han llamado a los ciudadanos a manifestarse de nuevo en la capital del país, Túnez, este viernes y el domingo, cuando se cumple el séptimo aniversario de la renuncia de Ben Alí.

El jueves, los altercados se limitaron a algunos enfrentamientos entre manifestantes y agentes en la ciudad de Siliana, en el norte del país, en Sidi Bouzid, en el centro, y en Douz, en el sur del país norteafricano.

"La manifestaciones se han reducido y no ha habido daños pero la última noche la Policía ha arrestado a 150 personas involucradas en disturbios en los últimos días, lo que eleva los detenido a 778", ha explicado el portavoz del Ministerio del Interior, Jelifa Chibani. Entre los detenidos, según ha concretado, figuran 16 "extremistas islamistas".

Un responsable judicial ha dicho que han sido detenidos tres líderes locales del partido opositor Frente Popular en la localidad de Gafsa por incendiar un edificio gubernamental. La formación ha asegurado que sus líderes han sido detenidos por motivos políticos en el marco de una campaña que "reproduce los métodos del régimen opresivo de Ben Alí". Varios miembros de la formación han sido detenidos en Mahdia y Karbariya.

Las manifestaciones comenzaron por la subida de los precios y los impuestos a principios de años, la mala situación económica y la falta de perspectivas de mejora a corto y medio plazo. El Ejecutivo ha culpado a la oposición de estar detrás de las protestas y ha asegurado que no va a dar marcha atrás en las medidas de austeridad, puestas en marcha para satisfacer a las entidades de crédito extranjeras.

Los precios han aumentado en los combustibles y los alimentos pero también los impuestos en vehículos, llamadas telefónicas, Internet, hoteles y en otros artículos.

El Fondo Monetario Internacional ha subrayado que Túnez está comprometido con una "acción decisiva" en materia de reformas económicas antes de concederle un nuevo tramo de un crédito multimillonario.

En 2017, el FMI acordó un programa de crédito de 2.800 millones de dólares para Túnez vinculado a la puesta en marcha de reformas económicas. El presupuesto para 2018 también aumenta los impuestos en algunas importaciones y el Gobierno planea recortar el gasto en funcionarios incentivando bajas voluntarias.

Aunque Túnez está considerado como el único ejemplo de éxito democrático en el marco de la llamada Primavera Árabe, el país ha tenido nueve gobiernos desde que el dictador Ben Alí renunció al poder por la presión de las manifestaciones en su contra.