La desesperación de los civiles en Idlib podría convertirse en miseria si se produce el asalto

Desplazados internos en Idlib
REUTERS / KHALIL ASHAWI
Publicado 04/09/2018 16:58:04CET

El sistema de salud no podría atender un aumento de las demandas ante los heridos y desplazados por los enfretamientos

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La desesperación en que viven los más 2,5 millones de personas que se encuentran en la provincia siria de Idlib, último bastión de los rebeldes, si se produce un asalto militar a gran escala por parte de las fuerzas gubernamentales y sus aliados, podría convertirse en "miseria", ha alertado este martes el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

"Me preocupa que la intensificación de las hostilidades convierta la desesperación en miseria para muchísimos civiles", ha señalado el director para Oriente Próximo del CICR, Fabrizzio Carboni, en un comunicado.

Tras más de siete años de conflicto, el CICR teme que "la reanudación de los combates en Idlib pueda provocar un sufrimiento cercano a la miseria humana que hemos visto en Alepo, Ghuta Oriental y Raqqa", ha añadido Carboni.

Las condiciones en Idlib ya son "extremadamente difíciles", en especial para los cientos de miles de desplazados que han llegado a la provincia huyendo de la violencia en otras partes del país y en virtud de acuerdos entre el Gobierno y los rebeldes para evacuar antiguos bastiones o que han huido de los combates en el último año.

"Se trata de una población ya de por sí vulnerable, en especial quienes viven en campamentos y carecen de recursos básicos", ha explicado a Europa Press Iolanda Jaquemet, portavoz del CICR. Según ha indicado, solo el 60 por ciento de las infraestructuras de agua y saneamiento funciona de forma parcial, en parte como resultado de los combates pero también por la falta de mantenimiento.

Otro de los grandes problemas en Idlib es la falta de combustible, ha señalado la portavoz. "Aquí la electricidad se produce con generadores, así que los hospitales o las bombas de agua funcionan con generadores" y se ven afectados por la escasez de combustible y su elevado precio, que también tiene un impacto en las panaderías, algunas de las cuales además se han visto alcanzadas por los combates, ha añadido Jaquemet.

IMPACTO DEL CONFLICTO EN EL SISTEMA DE SALUD

La portavoz del CICR también ha puesto el acento sobre el impacto que el conflicto ha tenido en las instalaciones sanitarias. Así, ha señalado que de los 28 hospitales y clínicas en la provincia, ocho no funcionan, mientras que el resto funcionan solo durante el día, con menos personal y medicamentos. En algunos casos, los hospitales han sido atacados, dejando a la población sin atención, ha precisado.

"Actualmente, el sistema de salud está al límite en Idlib y ya tiene problemas para cubrir las necesidades así que si se intensifican las hostilidades habrá más heridos en los hospitales además de desplazados, lo que puede conllevar más enfermos", ha prevenido Jaquemet. "El sistema de salud sería incapaz de atender el incremento de las demandas", ha insistido.

"La intensificación de los enfrentamientos en Idlib pondría a decenas de miles, sino cientos de miles, de personas en movimiento", ha alertado a su vez Carboni, que ha aprovechado para recordar que "los civiles que huyen, como los civiles que se quedan, están protegidos frente a los ataques" mientras que a aquellos que opten por huir "se les debe permitir el acceso a atención sanitaria, alimento, agua y saneamiento".

A este respecto, la portavoz del CICR ha resaltado la "extrema generosidad" mostrada hasta ahora por Turquía, que ha acogido a unos 3 millones de refugiados desde que estalló el conflicto y ha dejado claro que el cierre total de su frontera, también a la ayuda humanitaria vital que atraviesa por ella, tendría "un impacto catastrófico".

En cuanto a la posibilidad de que Turquía no permita la llegada de más sirios que huyen de los combates, Jaquemet ha recordado que en virtud del Derecho Internacional Humanitario "las personas que huyen de las guerras deben recibir protección y se les debe dar santuario, bien en sus propios países o más allá de ellos".

LAS PARTES DEBEN RESPETAR EL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO

La mejor manera de evitar el sufrimiento de la población civil, al margen de "una solución política que es siempre la mejor solución", sería que todas las partes enfrentadas en este conflicto cumplieran con las normas del Derecho Internacional Humanitario, que fija las reglas de la guerra, ha defendido Jaquemet.

Así las cosas, "el CICR llama a todas las partes en el conflicto a que protejan a los heridos y enfermos, al personal sanitario, los trabajadores humanitarios y la infraestructura esencial para la supervivencia de la población, como instalaciones médicas, escuelas, instalaciones de agua, panaderías y terrenos agrícolas, en todo momento", ha señalado Carboni.

"Las agencias humanitarias deben ser capaces de trabajar, deben ser capaces de llegar a las zonas afectadas para ofrecer ayuda que salve vidas y se debe permitir que la ayuda humanitaria llegue de forma regular e incondicional a quienes la necesitan", ha puntualizado el responsable del CICR.

CORREDORES HUMANITARIOS

En cuanto a la posibilidad de abrir corredores humanitarios planteada por el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, la portavoz del CICR ha incidido en que para que estos sean "seguros" deben ser acordados por todas las partes porque si uno de los grupos no está de acuerdo "se pondría a la gente en más peligro".

Además, ha recordado que el Derecho Internacional Humanitario contempla que los civiles deben estar protegidos en todas las circunstancias, por lo que "no se debe dar la impresión de que solo los civiles en dichos corredores estarán protegidos". "Las partes tienen la obligación de no atacar a los civiles" ni objetivos civiles como escuelas u hospitales, ha agregado.

Por último, ha prevenido de que en caso de que se realizaran estos corredores humanitarios hay que tener previsto a dónde se trasladaría a esas personas y se les debería garantizar la asistencia alimentaria, de agua y refugio necesaria.

Contador