Francia y Alemania reclaman más facilidades para imponer controles sistemáticos en sus fronteras interiores

 

Francia y Alemania reclaman más facilidades para imponer controles sistemáticos en sus fronteras interiores

Publicado 22/02/2017 19:34:46CET

BRUSELAS, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Francia y Alemania han reiterado su llamada al resto de socios de la Unión Europea para revisar el código de fronteras Schengen para flexibilizarlo y permitir controles sistemáticos en sus fronteras interiores "durante periodos más largos" y bajo condiciones menos estrictas, en una carta remitida a Bruselas y que el comisario de Interior, Dimitris Avramopoulos, ha celebrado este miércoles.

"Insistimos en la necesidad de poder restablecer los controles fronterizos interiores durante periodos más largos y suavizar las condiciones para su aplicación en caso de amenaza grave para el orden público o la seguridad nacional", han indicado en una declaración conjunta los ministros de Interior de Alemania y Francia, Thomas de Maizière y Bruno Le Roux, respectivamente.

Aunque la Comisión Europea ha evitado comentar en detalle la propuesta francoalemana, Avramopoulos ha dicho a través de las redes sociales "celebrar" la llegada de la carta y ha indicado que sigue "la línea" de los planteamientos del Ejecutivo comunitario.

En la misiva, los ministros aplauden las decisiones de los últimos meses adoptadas en el seno de la Unión Europea y que permitirán reforzar la seguridad de la frontera exterior común, por ejemplo con el control de todas las personas que entren o salgan de territorio comunitario, incluidas aquellas con pasaporte de un Estado miembro.

También apuntan la necesidad de contar con los "medios jurídicos indispensables" para asegurar el acceso a los datos cifrados en caso de investigaciones judiciales y administrativas.

Alemania y otros cuatro países del espacio sin fronteras Schengen (Austria, Dinamarca, Suecia y Noruega) cuentan con un permiso renovado hasta el próximo mayo para mantener controles sistemáticos en sus fronteras, con el objetivo de contener la presión migratoria sobre su territorio.

Los cinco países reintrodujeron esta vigilancia reforzada hace ya más de un año y está sujeta a condiciones estrictas recogidas por el Código Schengen y limitadas en el tiempo, ya que las normas establecen que este tipo de controles no deben prolongarse en ningún caso más de dos años.

Además, esta última prórroga exige a los países afectados revisar semanalmente la situación en su frontera para reevaluar la necesidad de los controles, de cara a que sean suprimidos en cuanto sea posible.

Los controles deben aplicarse "como último recurso", tras haber agotado medidas alternativas, y los Estados miembros deben informar regularmente a la Comisión Europea de la situación.

A juicio de Alemania y de Francia, país que también reintrodujo temporalmente los controles tras los atentados de París de 2015, las condiciones de Schengen son demasiado estrictas y la nueva situación de seguridad por la amenaza del terrorismo yihadista exige cambios.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies