Muere el expresidente de Yemen Alí Abdulá Salé en un ataque en Saná

Alí Abdulá Salé
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Actualizado 04/12/2017 15:01:32 CET

La coalición saudí bombardea posiciones de los huthis en la capital por segundo día consecutivo

SANÁ, 4 (Reuters/EP)

El expresidente de Yemen Alí Abdulá Salé ha muerto este lunes en el marco de los enfrentamientos de la última semana entre sus fuerzas y los rebeldes huthis, según han confirmado a la cadena Al Arabiya y a la agencia Reuters fuentes de su partido, el Congreso General del Pueblo (CGP).

Las fuentes del CGP consultadas por Reuters han indicado que Salé ha muerto al sur de Saná junto con el secretario general adjunto de la formación, Yasir al Awadi. Por su parte, fuentes de los huthis han precisado que combatientes han detenido su vehículo blindado con un cohete RPG y luego le han rematado a tiros.

Inicialmente, se había informado de que los huthis habían hecho saltar por los aires la residencia del expresidente en Saná. Tras ello, habían circulado informaciones enfrentadas sobre su suerte y fuentes del partido habían llegado a desmentir su muerte.

Sin embargo, una emisora huthi primero y la cadena de los rebeldes más tarde, habían informado de su muerte. En el caso de la segunda, ha emitido imágenes en las que se observa a un grupo de personas trasladando en una manta a un hombre muerto y que parece Salé.

En las redes sociales también han circulado numerosas imágenes del exmandatario, quien este fin de semana dio por rota su alianza con los huthis, con quienes se alió frente al presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi.

Al Arabiya también ha informado de que Jaled Abdulá Salé, uno de los hijos del expresidente, ha resultado herido durante los combates y ha sido detenido por los huthis.

FIN DE LA ALIANZA CON LOS HUTHIS

Salé había anunciado horas antes el fin de su alianza con los huthis, tras los combates entre sus tropas y los rebeldes en la capital, Saná, en los últimos días. "Llega la 'hora cero' al campo de batalla en Saná. El país debe ser salvado de la locura de los huthis", había dicho en un comunicado.

Así, había abogado por poner fin al "gobierno de las milicias en territorio yemení", afirmando que los rebeldes han llevado a cabo "actos provocativos contra ciudadanos yemeníes".

Los huthis y los partidarios de Salé, que gobernó el país durante 33 años, hicieron causa común y tomaron gran parte de Yemen en 2015 arrebatándoselo al Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi, si bien las tensiones entre ambos han aumentado en los últimos meses.

Los dos aliados fueron otrora feroces enemigos, ya que Salé lanzó varias guerras contra los huthis, que son miembros de la corriente zaidí del chiísmo, antes de las protestas de 2011 durante la llamada 'Primavera Árabe' que forzaron su renuncia.

Pese a su alianza frente a las fuerzas yemeníes apoyadas por Arabia Saudí --que respalda a Hadi, presidente reconocido internacionalmente--, han mantenido disputas frecuentes por la supremacía y su rivalidad llevó a enfrentamientos con muertos en agosto.

Salé había anunciado el sábado una "página nueva" con Arabia Saudí, país con el que ha mantenido todos estos años una relación complicada, y la coalición que lidera Riad ha bombardeado en los dos últimos días posiciones de los huthis en Saná.