El ministro de Educación dice que la situación es "bastante grave" pero descarta un golpe de Estado

 

El ministro de Educación dice que la situación es "bastante grave" pero descarta un golpe de Estado

Actualizado 17/12/2013 22:26:25 CET

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Educación de Tailandia, Chaturon Chaiseng, ha afirmado este jueves que la situación en el país es "bastante grave", si bien ha manifestado que no cree que un golpe de Estado sea una posibilidad "inminente", en medio de las masivas manifestaciones antigubernamentales, que han entrado en su quinto día consecutivo.

Chaturon ha indicado en una entrevista concedida a la cadena de televisión británica BBC que el objetivo de los manifestantes de derrocar el Gobierno de la primera ministra, Yingluck Shinawatra, es "anticonstitucional", al tiempo que ha resaltado que el Ejército no parece respaldar las protestas. Por contra, ha sostenido que, en base a su experiencia, "un golpe de Estado puede tener lugar en cualquier momento".

Sin embargo, ha reconocido que el Gobierno "necesita recuperar la confianza y la fe de la gente en el sistema parlamentario". "El hecho de que haya gente que no cree en el Gobierno o en la coalición de partidos no significa que puedan derribar el Ejecutivo o cambiar el sistema", ha matizado.

Respecto a la figura de Yingluck, Chaturon ha manifestado que "el partido --Pheu Thai-- deberá buscar el equilibrio". "Necesitarán dejar claro que quien vaya a ser primer ministro puede mostrar ser independiente y tomar decisiones por su cuenta", ha añadido.

Por último, ha recalcado que la primera ministra "trabaja duro para mostrar independencia respecto a su hermano", el exprimer ministro Thaksin Shinawatra, derrocado en 2006 por un golpe de Estado y condenado en rebeldía por corrupción.

Las protestas de estos últimos días han logrado asediar y ocupar varios ministerios, así como forzar la evacuación de varios edificios gubernamentales, entre ellos el Departamento de Investigaciones Especiales de Tailandia (DSI), que se encarga de la investigación de casos especiales, entre ellos aquellos relacionados con la seguridad nacional.

DISCURSO DE YINGLUCK

Yingluck condenó el martes lo que calificó de acusaciones injustas de la oposición contra su Gobierno, un Ejecutivo que, según aseguró, ha protegido la democracia y ha luchado contra la corrupción, según informaron los medios locales.

En su discurso inicial ante de la moción de censura a la que se enfrenta, la primera ministra describió las acusaciones contra ella, especialmente las que hacen referencia a la corrupción, de "severas e injustas".

Yingluck afirmó que su Gobierno se ha topado con la crisis económica de Estados Unidos y Europa desde que comenzó su mandato, en agosto de 2011, y que desde entonces ha adoptado diversas medidas para aliviar la presión económica que ha afectado a todos los países de la región.

Asimismo, explicó que su Gobierno ha llevado a cabo políticas para acabar con la corrupción y para establecer unidades anticorrupción en los Ministerios, así como un centro contra la corrupción para comprobar las operaciones del sector público.

La primera ministra se defendió asegurando que los activos que habían sido confiscados por orden de un tribunal habían sido transferidos al Estado, y que no había incluido en la Ley de Amnistía ningún artículo que exigiera la devolución de los bienes.

RESPUESTA DE LA OPOSICIÓN

Sin embargo, el líder de la oposición, Abhisit Vejjajiva, acusó al Gobierno de velar pos sus intereses personales y de distorsionar los objetivos del sistema democrático, que requieren controles y equilibrios.

"La primera ministra es la persona clave que ha dirigido el país hacia el actual atolladero y quien ha intensificado el problema de la corrupción, que ha resultado en una crisis de credibilidad del Gobierno", afirmó el exprimer ministro.

Asimismo, Vejjajiva acusó al Gobierno de destruir los mecanismos y la legislación contra la corrupción. "Ha favorecido leyes favoreciendo la creciente corrupción en el país", concluyó.

En los últimos días, decenas de miles de manifestantes han salido a las calles para manifestar su rechazo al Gobierno que lidera la primera ministra y a la ley de amnistía que consideran permitiría el regreso al país de su hermano.

El lunes, los manifestantes ocuparon el Ministerio de Finanzas y el de Exteriores, y el martes irrumpieron en otros tres ministerios, los de Agricultura, Turismo y Transporte e intentaron entrar en el Ministerio del Interior.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies