La rama de Al Qaeda en Malí reclama la autoría del ataque contra una base de la MINUSMA en Kidal

Publicado 23/03/2018 22:58:07CET

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes ha reclamado este viernes la autoría del ataque con mortero contra una base de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) en Kidal (norte), que se saldó con al menos cinco soldados franceses heridos, tal y como ha recogido SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

La citada coalición yihadista surgió en marzo de 2017 a raíz de la unión bajo la égida de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) de los grupos Ansar Dine, el Frente de Macina y Al Murabitún, este último encabezado por el destacado yihadista argelino Mojtar Belmojtar.

El Estado Mayor del Ejército francés afirmó tras el ataque que los cinco militares habían resultado heridos de levedad y agregó que cuatro sospechosos habían sido detenidos.

Por su parte, la MINUSMA precisó que sus efectivos no habían sufrido bajas. El ataque se produjo antes de la visita prevista del primer ministro, Soumeylou Boubeye Maiga, a Kidal junto con varios de sus ministros. Maiga ha llegado a la ciudad este viernes.

La de Maiga ha sido la primera visita de un primer ministro de Malí a Kidal desde 2014. Entonces, la visita de Moussa Mara se vio sacudida con un tiroteo entre el Ejército maliense y los separatistas tuareg que dejó 50 militares muertos y obligó al gobernador del estado, Sidi Mohamed Ag Ichrach, a huir.

Este último, según recuerda Reuters, pudo volver a Kidal el año pasado tras un acuerdo de alto el fuego entre distintos clanes tuareg pero la ciudad sigue de facto bajo control de los separatistas.

Los tuareg se levantaron en armas contra el Gobierno en 2012 denunciando una discriminación histórica de Bamako. La revuelta fue secuestrada por milicias islamistas que lograron llegar a las puertas de la capital. Fuerzas francesas y de la ONU tuvieron que intervenir para frenar a los insurgentes.