UNICEF expresa su preocupación por la muerte de 40 niños yazidíes tras la toma de Sinyar por el Estado Islámico

Actualizado 07/07/2015 9:34:39 CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha expresado este martes su "extrema preocupación" por las informaciones que apuntan a la muerte de al menos 40 niños de la comunidad yazidí como resultado de las operaciones del grupo extremista Estado Islámico y otras formaciones armadas en la región iraquí de Sinyar.

"En base a los informes oficiales recibidos por UNICEF, estos niños de la minoría yazidí murieron como consecuencia directa de la violencia, el desplazamiento y la deshidratación en los últimos dos días", ha dicho Marzi Babille, un representante de UNICEF.

La Oficina Para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) alertó el lunes de que decenas de miles de personas han huido de Sinyar, ubicada en la provincia de Nínive, después de caer el domingo en manos del Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)--.

"El número exacto de personas desplazadas en el área de Sinyar no es conocido, pero hay informaciones que apuntan a que entre 35.000 y 50.000 personas han huido de nueve ciudades rodeadas por los elementos del Estado Islámico", indicó.

"Hay informaciones, que aún no han sido verificadas, de niños que han muerto por la falta de agua y atención entre los que han quedado atrapados", agregó la OCHA en su comunicado.

En este sentido, Babille ha recalcado que "las familias que han abandonado la zona necesitan asistencia urgente", al tiempo que ha dicho que "alrededor de 25.000 niños se encuentran atrapados en las montañas que rodean Sinyar y necesitan agua potable y servicios sanitarios".

"UNICEF pide a todos los que tengan influencia (en la situación) que garanticen a los niños y las mujeres un acceso libre y seguro a las zonas de refugio y que respeten la protección especial garantizada a los niños por el Derecho Humanitario", ha remachado Babille.

EL CONFLICTO

En la actualidad el Ejército y las milicias aliadas chiíes están intentando hacer retroceder a los insurgentes suníes liderados por el Estado Islámico, que ha avanzado este mes en el norte de Irak, llegando a menos de 70 kilómetros de la capital, Bagdad.

El Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.

El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.

"El Estado Islámico representado por la autoridad de su pueblo en la voz de sus dirigentes, líderes y el Consejo de la Shura ha resuelto anunciar el establecimiento del Califato Islámico", explicó el portavoz del ISIS, Abú Muhammad al Adnani, según una grabación de audio recogida por la web especializada en islam radical SITE.

Así, Al Bagdadi se ha convertido en la máxima autoridad de este Estado Islámico. "Aclaramos a los musulmanes que con esta declaración de califa tiene efecto sobre todos los musulmanes, que deberán jurar lealtad al califa Ibrahim y apoyarle", remachó el ISIS.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies