El "producto estrella" de las cárnicas riojanas, el chorizo, cuenta desde hoy con una indicación que le "protege"

Actualizado 08/08/2008 14:23:22 CET

LOGROÑO, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El "producto estrella" de la producción cárnica riojana, el chorizo, cuenta, desde hoy, con una indicación geográfica que le "protegerá" del uso inadecuado del nombre 'chorizo de La Rioja', tal y como informó el consejero de Agricultura y Ganadería, Iñigo Nagore.

El responsable riojano ofreció una rueda de prensa el mismo día que el Boletín Oficial de La Rioja publica "una reclamación y aspiración de hace tiempo" en la comunidad; contar con una Indicación Geográfica Protegida (IGP) 'Chorizo Riojano'.

Se trata de un producto, señaló, del que se producen 16.700 toneladas, que cuenta con 105 industrias, da empleo directo (sin contar las carnicerías) a 1.340 personas y cuenta con una cifra de negocio de doscientos millones de euros.

Representa, añadió, entre el sesenta y el 65 por ciento de toda la producción cárnica riojana. Es, por tanto, consideró, el "producto estrella" de este sector y, a partir de ahora, señaló, su método de elaboración contará con protección.

La orden publicada hoy ampara bajo el reglamento de la IGP el chorizo de categoría Extra, sin aditivos, que haya sido elaborado artesanalmente en la Comunidad Autónoma de La Rioja, y en instalaciones que controlen el proceso de elaboración, maduración y secado, así como la calidad y manipulación de las materias primas.

Todos los chorizos que se acojan a esta indicación deben presentarse con una forma de sarta o herradura, más o menos cilíndrica, con un calibre mínimo de treinta milímetros y un peso mínimo de doscientos gramos.

Otro carácter diferenciador del chorizo riojano reside en su superficie limpia aunque irregular, generalmente de aspecto rugoso, con buena adherencia de la tripa a la masa y de color rojo, corte liso y bien ligado, y con una clara diferenciación entre los fragmentos de carne y tocino.

Respecto al aroma y sabor del chorizo riojano, se apreciará el pimentón, que también aporta ese color rojo característico, y el resto de especias y condimentos, teniendo en ocasiones un ligero toque picante.

Las carnes utilizadas en la elaboración del chorizo riojano procederán de cerdos sacrificados y despiezados en mataderos y salas de despiece autorizados por la Unión Europea.

La gestión de la indicación geográfica corresponderá al Consejo Regulador, cuya creación también regula la orden aprobada, que se encargará de elaborar un manual de calidad y procedimientos donde se establezcan los requisitos técnicos y de control a los que debe someterse cada operador inscrito en cada una de las fases de elaboración, maduración, secado, etiquetado, embalado, circulación y comercialización.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies