Ayuntamiento reivindica los valores de fraternidad de la masonería con una placa a la logía Grande Oriente Español

Placa en honor a la logia del Grande Oriente Español
EUROPA PRESS
Publicado 09/02/2018 14:12:56CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid ha reivindicado los valores de fraternidad y conocimiento de la masonería con una placa conmemorativa en honor a la logia del Grande Oriente Español, cuyos integrantes murieron o sufrieron exilio durante el franquismo.

"En este entorno estuvo en 1889 la sede de la organización masónica Gran Oriente Español, exiliada en México durante la dictadura franquista e integrada en la Gran Logia de España", reza la placa, que ha sido situada en la esquina del edificio que corresponde con el número 5 de la calle Pretil de lo Consejos, lugar tradicional de reunión de los masones en Madrid desde el siglo XIX y antigua sede de la logia del Grande Oriente.

El acto de inauguración celebrado este viernes, en el que se han reunido cerca de un centenar de personas, ha sido presidido por los tenientes de alcalde Marta Higueras y Mauricio Valiente, acompañados por el concejal presidente del distrito Centro, Jorge García Castaño, y el gran maestro de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español, Óscar de Alfonso. También han asistido concejales del PSOE y Ciudadanos en representación de sus grupos, así como miembros de la embajada de México en España.

Durante su intervención, García Castaño ha admitido que el recorrido desde que la logia pidiera una placa de reconocimiento hasta la inauguración "ha sido largo", aunque, a renglón seguido, ha matizado sus palabras asegurando que desde el Consistorio han sido "lentos pero seguros" y al final el tema se ha resuelto "en un tiempo razonable".

Asimismo ha asegurado que el reconocimiento a la masonería y a los valores que introdujo en la sociedad española "es merecido", y ha condenado las represiones sufridas por los masones durante el siglo XX con el franquismo y el XIX con el absolutismo.

En la misma línea se ha mostrado Valiente, que ha agradecido a los vecinos que aceptaran colocar la placa en la fachada de su edificio, para después pedir a los madrileños que conviertan estos recuerdos de persecución y exilio en "algo ligado a las vidas cotidianas".

Así, el tercer teniente de alcalde ha recordado el exilio de la logia del Grande Oriente y de los masones durante 40 años a México, país al que ha agradecido su hospitalidad, y ha creado un paralelismo con la situación de los refugiados actuales que buscan protección.

Por su parte, el maestro de la logia ha agradecido al Ayuntamiento que les haya "devuelto su historia" y ha afirmado que sin la masonería "difícilmente podría entenderse la historia occidental de los últimos tres siglos".

A su vez, ha condenado los totalitarismos de siglo XX, que le costaron la vida a miles de masones durante la represión de la guerra civil y los tribunales especiales creados por el franquismo al término de la contienda, y ha expuesto los dos valores en los que se basa la masonería: "que el ser humano se conozca a sí mismo y se comporte de forma fraternal con sus semejantes".

HISTORIA DE LA LOGIA DEL GRANDE ORIENTE ESPAÑOL

La institución masónica el Grande Oriente Español fue fundada en 1889 y llegó a contar con cerca de 500 logias, la mitad de las cuales estaban en Estados Unidos, Filipinas, Puerto Rico, Cuba República Dominicana, Marruecos, Argentina o Turquía. Según ha explicado el gran maestro, todas estas logias tenían su centro en el número cinco de Pretil de los Consejos.

"Desconocidas son las razones que llevaron a los masones a reunirse aquí, como también lo es la fecha", ha relatado Óscar de Alfonso, que ha señalado que incluso Benito Pérez Galdós hace referencia en el episodio nacional 'La Primera República', novela que transcurre en 1873, a los masones que se reunían en Pretil de los Consejos.

Exiliado durante 40 años en México, el Grande Oriente Español tuvo que esperar hasta 1979 para inscribirse en el registro de asociaciones, integrándose en la Gran Logia de España años más tarde.

Esta placa conmemorativa forma parte del Plan de Placas Memoria de Madrid, del área de Cultura y Deportes, creada en 1990 para mostrar en las fachadas de los edificios de la ciudad la relación de los hechos acaecidos con valor histórico, así como personas relevantes que vivieron en esas casas o destacar la importancia de inmuebles singulares.