Gallardón reconoce fracasos "sonoros" durante su etapa de ministro

Gallardón admite errores en su gestión
Foto: EUROPAPRESS
Actualizado 28/05/2015 20:19:45 CET

Defiende su reforma del Registro Civil pero admite que falló al pensar que no necesitaba ser explicada: "Faltó comunicación"

   MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   El exministro de Justicia Alberto Ruíz Gallardón ha reconocido este jueves que el proyecto de reforma del Registro Civil que impulsó cuando formaba parte del Gobierno fue "un fracaso" aunque durante su etapa al frente del Ministerio tuvo otros "más sonoros".

   Desde que dimitió el año pasado, su sucesor en el cargo, Rafael Catalá, ha abandonado la gran mayoría de los proyectos estrella impulsados por Gallardón. Entre otras iniciativas enterradas, está la propuesta de reforma del Registro Civil, la del Código Penal, la Ley de Tasas y la Ley del Aborto.

   Precisamente la retirada de este último anteproyecto de ley por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por la falta de consenso, provocó la dimisión del exministro y dio paso a una profunda revisión de todas las leyes que impulsó.

   En una intervención en el Congreso XSTIC 2015 organizado por la Asociación Española para la Calidad (AEC), se ha referido en concreto a su proyecto de reforma del Registro Civil. A pesar de que durante su etapa de ministro tuvo fracasos "mucho más sonoros", ha destacado éste y ha admitido la falta de actitud de "escucha" y de "comunicación permanente" por parte del Gobierno

   Gallardón cree que en esta propuesta de reforma el fallo no estuvo en la idea ni el planteamiento si no en el proceso de implementación y el inicio de los trámites para aprobar la medida.

   En este sentido, el exministro ha hecho autocrítica: "Cuando llego a la conclusión de que una idea tan buena había salido tan mal dije: 'evidentemente la culpa es nuestra'", ha señalado.

   En cualquier caso, ha defendido el cambio que impulsó en este aspecto alegando que "de todos los servicios" vinculados a la Administración de Justicia el Registro Civil es "el que peor valoración tiene por parte de los ciudadanos".

   A su juicio, el planteamiento del anteproyecto de Ley de Reforma Integral de los Registros era "irreprochable" y "es formidable, necesario, conveniente y útil para todos los actores sin excepción".

   El proyecto de reforma de Gallardón pretendía desjudicializar el Registro Civil y adjudicar su gestión a registradores de la propiedad y mercantiles. Al respecto, ha asegurado que dicho Registro "ha funcionado siempre mal" al ser "una competencia encargada a los jueces", funcionarios con "una carga tremenda de trabajo".

   Además, pese a la "campaña" que se hizo de la reforma y a que "se opuso todo el mundo", el exministro sostiene que no se produciría una privatización ni externalización del servicio y que simplemente pasaba a manos de otros funcionarios: "Seguía siendo gratuito", ha subrayado.

AUTOCRÍTICA

  No obstante, Gallardón ha dicho haber reflexionado al respecto: "Yo, constatado el fracaso, lo que hice fue preguntarme por qué. ¿Qué hemos hecho mal si lo que nosotros estamos ofreciendo es la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos?", ha manifestado.

   En su opinión, falló en la implementación y en el trámite que, según ha afirmado, "es tan importante o más que la medida implementada". Según ha explicado, en primer lugar falló "la complicidad y la comunicación" y que el Ejecutivo no supo tener una actitud "de escucha" y de "comunicación permanente".

    "Pensamos que era tan buena y positiva la idea que no necesitábamos explicarla", ha indicado, para después matizar que "incluso las mejores propuestas tienen que ser explicadas".

   Asimismo, cree que el Ejecutivo "devaluó" el "conservadurismo sociológico" de la sociedad así como "su resistencia al cambio". "Si lo que se pretende es una transformación de la realidad hay que saber que hay un elemento de resistencia, de miedo, de temor al resultado y, por lo tanto, de deseo de que las cosas sigan como están", ha apostillado.

   En cualquier caso, Gallardón se ha mostrado seguro de que "algún día" habrá un equipo de Gobierno "mejor" que el que había entonces y llegará a implementar la medida: "No basta con decir que (la transformación de la realidad) es hacia mejor. Tiene que explicar por qué y tiene siempre que buscar compañía y nunca, por mucha razón que tengas, hacerlo en solitario", ha concluido el exministro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies