Estas son las consecuencias de la multa de la UE a Google para el sector y para los usuarios

Android
PIXABAY - Archivo
Publicado 19/07/2018 17:26:05CET

   MADRID, 19 Jul. (EDIZIONES/Portaltic) -

La Comisión Europea ha impuesto este miércoles una multa a Google de 4.340 millones de euros por abuso de posición dominante en el mercado móvil a través de Android. Esta decisión implica consecuencias para el sector, tanto para competidores de Google como Mozilla como para los usuarios, en las aplicaciones preinstaladas en los 'smartphones'

Google cuenta con 90 días para obedecer las órdenes de la Unión Europea antes de ser multado, aunque la compañía ya ha anunciado que recurrirá la sanción, a través de un comunicado de su CEO Sundar Pichai. Si Google no modifica sus actuaciones en el mercado Android, se expone a tener que pagar la totalidad de esta sanción millonaria.

La sanción de 4.340 millones de euros es la más alta en la historia de la Unión Europea, superando precisamente a otra sanción interpuesta a Google, de 2.420 millones de euros, que tuvo lugar en 2017 por favorecer de forma sistemática a Google Shopping, su servicio de comparación de precios. La cantidad de la multa es cercana al PIB de Mónaco (5,23 mil millones) y superior al de Andorra (2,96 mil millones).

   En este sentido, hay que tener en cuenta que Android es un sistema abierto ofrecido por Google de un modo gratuito a los fabricantes de dispositivos móviles, en el que la compañía ha invertido millones de dólares en su desarrollo.

   De este modo, Google obtiene beneficios al preinstalar un 'pack' con hasta 40 aplicaciones de Google, como su buscador, el navegador Chrome, Play, Maps y Gmail. Con la sanción de la Unión Europea se pretende eliminar esos 'packs' predeterminados, por lo que la compañía perdería su fuente de ingresos y motivación para distribuir gratuitamente su sistema operativo.

Si finalmente Google se ve obligado a eliminar su pack de aplicaciones preinstaladas podría tomar la decisión de acabar con el carácter gratuito de Android para pasar a ser de pago, lo que afectaría en gran medida a los fabricantes, aunque los planes de Google actualmente pasan por recurrir la multa y se desconocen las acciones futuras en caso de aceptar las normas de la UE.

Además, si Google obedece la sanción de la Unión Europea, los fabricantes dejarán de incluir obligatoriamente las aplicaciones de la compañía de Mountain View preinstaladas, contando con la posibilidad de añadir otras. De esta manera, el usuario final puede encontrarse con la situación de tener que instalar varias aplicaciones básicas en el momento de adquirir un dispositivo para poder utilizarlo.

Pichai ha explicado que estas aplicaciones preinstaladas también facilitan el trabajo a los fabricantes, puesto que los dispositivos están preparados para funcionar nada más abrir la caja. El CEO insiste en que los usuarios, si así lo desean, pueden borrar las aplicaciones integradas de serie y descargar otras.

   Para apoyar este dato, Google ha presentado cifras que muestran que los usuarios de los terminales con Android instalan unas 50 aplicaciones de media. La compañía del buscador ha asegurado que otros navegadores como Opera, Mozilla Mini acumulan más de 100 millones de descargas, mientras que el navegador chino UC Browser supera los 500 millones.

En contraposición, la UE expuso que el 95% de los usuarios de Android utilizan el buscador de Google, lo que pone de manifiesto que la gran mayoría de personas no cambian sus configuraciones de inicio, a pesar de contar con la posibilidad de hacerlo.

OTROS NAVEGADORES

Esta situación beneficia a otros navegadores, como el caso de Mozilla, responsable del navegador Firefox, que en una nota relata que la decisión de la UE puede ayudar a "nivelar el terreno de juego" de los navegadores y fomentar cierta apertura que equilibre la competencia.

En este sentido, la compañía equipara la integración vertical que tuvo lugar entre Microsoft Windows e Internet Explorer con la de Android y las aplicaciones preinstaladas de Google. Mozilla que la descentralización ayudará a "mantener un Internet sano", haciendo referencia al precedente que sienta la decisión de la UE.

EL CASO DE RUSIA

   Google ya se ha visto inmerso durante el pasado en casos antimonopolio, como el ocurrido en Rusia y tras el que la compañía decidió cambiar su diseño para ofrecer a las personas una selección entre varios motores de búsqueda a la hora de configurar los teléfonos Android.

   En relación con los usuarios, éstos también sufrirían consecuencias si Android modificase su forma de organizar las aplicaciones, quizás tendrían que escoger manualmente cuál utilizar o bien, el sistema operativo podría ofrecer varias opciones al configurar el terminal.

A pesar de las potenciales consecuencias, Google parece decidido a recurrir la decisión de la UE, para evitar así abonar los 4.340 millones de euros. Con ello, se podría exponer a una multa aún mayor del 5% de sus ingresos mundiales, pero la conclusión se aplaza a una carrera que concluirá el próximo mes de octubre.