El Vaticano destaca la oportunidad de "diálogo abierto" del nuevo Centro Internacional para el Diálogo Interreligioso

Actualizado 27/11/2012 14:44:59 CET

ROMA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Santa Sede ha destacado la oportunidad de "diálogo abierto" del nuevo Centro Internacional para el Diálogo Interrelegioso e Intercultural 'Rey Abdullah Bin Abdulaziz' (KAICIID), inaugurado este lunes en Viena (Austria) y del que el Vaticano ha aceptado el estatus de 'observador fundador'.

Asimismo, ha asegurado "la cooperación de la Iglesia Católica con su presencia, su oración y sus diversas obras de misericordia, especialmente en el campo de la educación y la sanidad" y ha añadido que la Iglesia Católica "desea dar lo mejor que tiene", así como "mostrarse cercana de quien está en necesidad, de quien busca a Dios".

Así lo ha señalado el presidente del Consejo Pontificio del Diálogo Interreligioso, el cardenal francés Jean-Louis Tauran, en la ceremonia de inauguración, en representación del Papa Benedicto XVI. Tauran ha señalado que "todo el mundo espera de la iniciativa del Rey Abdullah, apoyada por los gobiernos de Austria y España, con la asistencia de la Santa Sede como observador fundador, otorgue "clarividencia, honestidad y credibilidad".

Asimismo, ha destacado que "este centro brinda otra oportunidad para un diálogo abierto en numerosos temas, incluidos los relacionados con los derechos humanos fundamentales, en particular con la libertad religiosa, en todas sus formas, para todos, para todas las comunidades, en cualquier lugar".

CRISTIANOS PERSEGUIDOS

En este sentido, el presidente del dicasterio vaticano para el diálogo interreligioso ha remarcado que la Santa Sede está "particularmente interesada en el destino de las comunidades cristianas en aquellos países donde esta libertad no está garantizada adecuadamente" por lo que "la información, nuevas iniciativas, aspiraciones, y quizá también fallos, serán sometidos a su atención".

Por su parte, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, ha apuntado que la finalidad de este centro debe ser interpretada "en la perspectiva de la comprensión y de la convivencia pacífica entre los pueblos.

Asimismo, el portavoz vaticano ha destacado que "el nuevo centro no se puede considerar como una institución propia del Reino de Arabia Saudita, sino como una Organización internacional independiente, reconocida por la ONU, y constituida por tres Estados Fundadores, dos de ellos con antiguas tradiciones cristianas".

En esta línea, Lombardi ha señalado que se trata de "una oportunidad y un espacio de diálogo del que es justo aprovecharse y en el que es oportuno estar presentes para hacer un mayor uso de la experiencia y la autoridad de la Santa Sede en el campo del diálogo interreligioso" y ha añadido que el status de 'Observador Fundador' es "el más adecuado para garantizar esta presencia, respetando la naturaleza propia de la Santa Sede, y permitiéndole expresar sus propias expectativas".

En este sentido, ha agregado que este centro "constituye una ocasión importante para, en un lugar de alto nivel cultural e internacional, presentar la visión de la Iglesia sobre el diálogo, la persona humana y su vocación, la ética y la religión, las relaciones sociales, la justicia y la paz".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies