Actualizado 26/03/2012 18:46 CET

Cerrada la zona de Mazagón a la captura y comercialización de la chirla

HUELVA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Delegación Provincial de Agricultura y Pesca de la Junta en Huelva ha cerrado al marisqueo de chirla la zona de producción del litoral onubense correspondiente a Mazagón tras revelar los análisis del Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros de la Junta de Andalucía la presencia de bacterias coliformes (E. Coli) en las mismas, lo que desaconseja su consumo.

   Respecto al resto de las áreas de producción del litoral onubense, la mayoría de ellas se encuentran abiertas a la captura y comercialización reguladas de moluscos bivalvos, con la excepción de la veda de la coquina, del pirulo, el ostión o la almeja babosa, según ha informado la Junta en una nota.  

   La Delegación Provincial de Agricultura y Pesca levantará la prohibición en cuanto se compruebe que los bivalvos se encuentran en óptimas condiciones de salubridad, lo que supone una garantía más de calidad sanitaria del molusco de la costa de la provincia de Huelva.

   Estas medidas se enmarcan en el Programa de Control y Seguimiento de las Condiciones Sanitarias en las Zonas de Producción de moluscos bivalvos, gasterópodos y equinodermos del litoral andaluz, que realiza la Consejería de Agricultura y Pesca, dirigido a la protección de la salud pública y a garantizar la calidad sanitaria de los productos recolectados, permitiendo la adopción de medidas preventivas cuando se detectan valores superiores a los establecidos legalmente. Para ello, dispone un complejo sistema de control sanitario, que incluye muestreos tanto del agua como de los moluscos.

   La Junta de Andalucía recuerda que el marisqueo sin licencia está prohibido y las sanciones por este incumplimiento pueden oscilar entre los 301 y los 60.000 euros para las personas que capturen bivalvos sin autorización.

   La administración regional recuerda que el marisqueo sin licencia está prohibido y las sanciones por este incumplimiento pueden oscilar entre los 301 y los 60.000 euros para las personas que capturen bivalvos sin autorización.