Actualizado 07/12/2014 13:29 CET

El acusado del asesinar a una mujer en Berja quebró la orden de alejamiento dictada 23 días antes del crimen

ALMERÍA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El hombre detenido y acusado de la muerte de María del Carmen M., de 41 años y natural de Berja (Almería) el pasado 2 de agosto, tenía en vigor una orden de prohibición de aproximación y comunicación a la víctima por un periodo de tres meses que había sido impuesta 23 días antes por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 y de Violencia sobre la Mujer de Berja una vez finalizó su periodo de arresto domiciliario.

Así consta en la respuesta escrita ofrecida desde el Congreso a la 'número dos' del Grupo Socialista en el Congreso en materia de violencia de género, la diputada por Madrid Ángeles Álvarez, quien solicitó que se aclararan las medidas de protección que figuraban sobre la víctima, quien semanas antes de los hechos había denunciado a su expareja.

No obstante, la diputada añade que el presunto homicida "violó dicha orden de alejamiento, motivo por el que permaneció bajo arresto domiciliario, hasta el pasado 30 de julio, si bien la orden de alejamiento tenía vigencia hasta el 21 de octubre", con lo que la habría quebrantado nuevamente tras cumplir con el arresto.

En esta línea, el Ejecutivo no ha precisado si en el momento del crimen se hallaba vigente alguna orden de alejamiento o se había producido por parte del juzgado señalamiento de alguna otra medida cautelar o de protección.

Con esto, el PSOE se encuentra a la espera de conocer aún si los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado había realizado una valoración de riesgo en este caso, después de que el presunto autor del crimen violara la orden de alejamiento. Asimismo, la diputada ha solicitado que, de ser así, se indique qué nivel de riesgo se apreció y qué protocolo se aplicó en función de dicha valoración.

Del mismo modo, Álvarez solicita que se explique, en caso de que no se hubiera hecho una valoración de riesgo en este caso, qué habría motivado que el que no se hubiera hecho este trámite y si el Ministerio considera que en un caso con arresto domiciliario previo y posterior orden de alejamiento es necesaria una valoración de riesgo o no.

María del Carmen M. falleció degollada presuntamente a manos de su expareja, quien, al parecer, le esperaba oculto en el portal de acceso a su domicilio en la madrugada en la que se produjo el crimen durante la celebración de las fiestas patronales. El cuerpo sin vida de la víctima número 32 de la violencia de género este año en España fue encontrado por sus familiares.