Actualizado 14/05/2020 10:40 CET

Descubren más de 100 plantas de marihuana en Almería por un conato de incendio en la red eléctrica

Agentes de la Policía Nacional descubren una plantación de marihuana tras un conato de incendio
Agentes de la Policía Nacional descubren una plantación de marihuana tras un conato de incendio - POLICÍA NACIONAL

ALMERÍA, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional de Almería ha detenido a una persona y se ha incautado de 102 plantas de marihuana en una vivienda del barrio de Pescadería tras detectar el cultivo a raíz de un conato de incendio en la red eléctrica que colgaba de la fachada del inmueble y que había sido manipulada para conseguir obtener una acometida ilegal con la que alimentar la plantación.

Los agentes fueron alertados tras varios chispazos del tendido que colgaba en la fachada de una vivienda en la calle Jábega de la capital, donde observaron multitud de cables, conexionados en una maraña de manera fraudulenta, que amenazaban con provocar un incendio, según ha apuntado la Comisaría en una nota.

A modo preventivo, los agentes contactaron con la única persona que pernoctaba en ese momento en el interior de la vivienda, quien reconoció que se trataba de un enganche ilegal a la red eléctrica para abastecer las necesidades de energía que demandaba una plantación de marihuana que sostenía en la casa.

Durante el registro del inmueble, la Policía Nacional intervino 102 plantas de marihuana en proceso de crecimiento, 13 transformadores, 12 bombillas de 600 vatios, dos máquinas de aire acondicionado y un extractor de aire.

Además de un delito contra la salud pública, al detenido se le ha imputa otro delito de defraudación de fluido eléctrico. Tras la actuación policial, y adoptando las correspondientes medidas de seguridad, los operarios de la compañía eléctrica procedieron al desenganche de la acometida ilegal y al restablecimiento del suministro en la zona.

La Policía ha recordado que estas acometidas ilegales, además de constituir un delito de defraudación eléctrica tipificado en el actual Código Penal, suponen un problema de seguridad y salud, puesto que las instalaciones manipuladas no cumplen la normativa en materia de seguridad y generan un importante riesgo no solo para aquellos que las manipulan, sino también para las personas que viven o circulan en la proximidad de esas instalaciones.