Ecologistas presentan alegaciones al proyecto de hotel rural en el camino del Playazo de Rodalquilar

Playazo de Rodalquilar
JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Publicado 02/01/2019 17:29:36CET

ALMERÍA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

La asociación 'Amigos del parque natural' ha presentado alegaciones al proyecto de complejo turístico rural en el camino de El Playazo de Rodalquilar, en Cabo de Gata (Níjar, Almería), ya que considera que, tal y como está planteado, no sería compatible con la conservación de los valores del espacio protegido.

El escrito, consultado por Europa Press, sostiene que, si bien no se opone a "este tipo de proyecto", sí que la Junta de Andalucía debe garantizar que se adecua a lo contenido en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN).

'Amigos del parque' indica que una de las seis casas rurales y espacios comunes se construye "de nueva planta haciendo uso de que el PRUG permite ampliar un 120 por ciento" y remarca que es una nueva construcción "aislada del cortijo existente".

"La normativa dice que deben tener continuidad estructural, precisamente para evitar que se formen nuevas construcciones independientes de la que se pretende restaurar", añade para señalar que esta situación "no ha sido debidamente justificada en el proyecto de actuación".

El colectivo afirma que se debe "justificar" la existencia de unas dependencias anexas al cortijo que se pretende rehabilitar "para evitar la construcción de nuevas edificaciones que no existieran previamente en el parque natural".

"En suelo no urbanizable de especial protección no se pueden construir nuevas edificaciones, siendo necesario que en el proyecto se justifique la existencia de una construcción existente que pueda dar continuidad a la estructura existente", recuerda.

'Amigos del parque' alerta, asimismo, de que si bien el inmueble original que se pretende rehabilitar data de 1945, por lo que sí cumple los criterios históricos para que se pueda restaurar, "ha tenido ampliaciones posteriores a la declaración de parque".

A esto añade que, de los corrales existentes a los que se pretende dar un uso turístico, "no se tiene constancia de la fecha de su existencia".

"Consideramos que en el proyecto no se justifica adecuadamente la existencia de estos corrales, siendo necesario que se pueda aportar prueba documental que acredita su existencia anterior a 1989 y justificar el uso para uso turístico", subraya.

Apunta, en esta línea, que, así, solo "sería viable la rehabilitación de inmuebles que hayan podido tener un uso destinado a vivienda residencial para darle un uso de vivienda rural".

"Unos corrales que no tenemos la certeza de su existencia, consideramos que se deberían aportar los elementos racionales necesarios para sostener su existencia y su posible uso como vivienda rural", destaca.

El colectivo también pide que se tenga en cuenta que las edificaciones sí podrían tener un valor histórico según las propias Normas Subsidiaras de Níjar, por lo que el proyecto tendría que garantizar "que toda construcción respete los valores históricos tradicionales de este tipo de cortijadas tradicionales existentes en el parque natural Cabo de Gata-Níjar".

Por último, señalan como "insuficiente" la valoración sobre las posibles repercusiones que se puedan generar sobre la calidad del aire, contaminación acústica y contaminación lumínica durante la fase de explotación del establecimiento turístico, lo que supondrá la pernoctación de una número considerable de visitantes en una zona natural que actualmente es totalmente virgen.

"No existen este tipo de usos, lo que puede suponer un incremento de la presión humana y podría contribuir de forma negativa a los valores naturales", concluye para solicitar que la evaluación de impacto ambiental establezca "un análisis mayor sobre las repercusiones ambientales en materia de calidad del aire, contaminación lumínica y acústica en la zona, y la conexión con el sistema general público de abastecimiento de luz y agua".

PROYECTO

La actuación se sitúa en el Camino del Playazo número 3 de Rodalquilar, en el término municipal de Níjar y tiene una superficie de 6.531,78 metros cuadrados dentro de una finca de 11.420,73 metros cuadrados propiedad de los promotores del proyecto, según el documento consultado por Europa Press.

Según el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, el terreno está clasificado como zona de cultivos agrícolas (C1), por lo que las iniciativas turísticas deben quedar vinculadas a edificaciones existentes a través de su rehabilitación o acondicionamiento, de manera que deben quedar integradas paisajísticamente, según cita el mismo proyecto.

No obstante, el proceso de construcción consistirá en la reforma y acondicionamiento de la casa y corrales existente para la actividad y en el acondicionamiento del terreno para la instalación de los distintos elementos que darán servicio a las casas rurales y las vías internas de circulación.

En concreto, el conjunto tiene una superficie construida de 392,14 metros cuadrados de los que 219,24 metros cuadrados son construcciones preexistentes, de modo que tanto las "construcciones rehabilitadas" como la "nueva ampliación" se destinarán a albergar las seis casas rurales que componen el establecimiento turístico.

La actividad constará de tres edificios de forma irregular que integrará la actual casa de planta baja(126,96 metros cuadrados) y los dos corrales existentes, de 36,16 y 56,15 metros cuadrados cada uno y que albergarán las seis casas rurales, un salón, terraza y servicio comunitario.

Asimismo se ejecutará el acondicionamiento del acceso, mediante el extendido y compactación de zahorra artificial y posterior asfaltado con aglomerado asfáltico y la acometida a la red municipal de abastecimiento de agua que pasa por el camino del Playazo. Posteriormente, se procederá a la construcción de las edificaciones que albergarán las actividades descritas.

Las obras arrancarán en el momento en que se disponga de las autorizaciones urbanísticas, de forma que se prevé un periodo de trabajos de 18 meses con una inversión global de 344.894 euros, en los que se incluye el proyecto. El mismo documento incluyen unos precios estimados por casa de entre 70 y 115 euros según la temporada.

"ENTORNO PRIVILEGIADO"

El promotor justifica su actuación dada la ubicación "en un entorno privilegiado" del complejo residencial, en un medio rural cercano a la playa y a escasos kilómetros del núcleo urbano de Rodalquilar de "gran atractivo turístico", así como por "la escasa oferta de este tipo de instalaciones en un entorno único como el de Cabo de Gata, donde aumenta cada año la demanda de alojamientos turísticos".

Con ello, estiman que los márgenes comerciales en relación con los gastos hacen que la actividad sea rentable con una ocupación media del 40 por ciento a lo largo del año, "teniendo en cuenta que el atractivo del enclave garantizará una ocupación cercana al cien por cien la mayor parte del año". "El hotel es muy rentable en términos globales, con una recuperación estimada de la inversión a los diez años", han añadido.

Contador