El Gobierno hizo una limpieza "piloto" en Palomares, en Almería, en 2012 "aplicable a la mayoría de suelos contaminados"

Manuel Fraga en la playa de Palomares (Almería)
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 30/03/2019 11:44:33CET

ALMERÍA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno realizó en 2012 una prueba piloto de descontaminación en el área bajo vigilancia radiológica de Palomares, en Cuevas del Almanzora (Almería), con resultados positivos, ya que los resultados "podrían ser aplicables" a la limpieza de la "gran mayoría" de los suelos afectados.

Así se recoge en el informe remitido a la Audiencia Nacional por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) en el marco del procedimiento contencioso-administrativo que impulsa Ecologistas en Acción para obligar al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a fijar un "plazo" para la ejecución del Plan de Rehabilitación de Palomares aprobado en 2010.

El organismo señala que, entre noviembre y diciembre de 2012, se realizó una prueba piloto de descontaminación y que los resultados y conclusiones de dicha prueba "podrían ser aplicables a la gran mayoría de suelos inalterados" y ser utilizados en el citado plan de limpieza de los terrenos afectados por la caída de cuatro bombas termonucleares de un avión del ejercito de EEUU en 1966.

Concreta que la prueba se llevó a cabo en una parcela seleccionada al noreste de la zona 2 y en la ladera de una de las colinas de la zona 2, junto al primer vallado perimetral de seguridad que se hizo antes de la UE obligase a ampliar el citado vallado en 2010 después de cursar una misión de verificación.

La finalidad, según explica el Ciemat, era aportar información "complementaria" a los ensayos y estudios de laboratorio realizados sobre los diferentes aspectos relativos a la rehabilitación de los terrenos.

"Por las características tanto geológicas como históricas, los resultados y conclusiones de dicha prueba podrían ser aplicables a la gran mayoría de los suelos inalterados, fundamentalmente de colinas en Zona 2 y 2-bis y ser utilizados en el futuro Plan de Rehabilitación de los terrenos afectados de Palomares", señala.

Los restos de los materiales con los que se realizó la prueba polito, un total de 378 kilos, fueron depositados en uno de los dos contenedores ubicados junto a las balsas de riegos y en la zona 2, y cuya gestión también está investigando la Audiencia Nacional.

En el marco de este procedimiento, el Estado ha alegado la "imposibilidad" tanto de poner en marcha "actualmente" la rehabilitación de los terrenos contaminados como de "fijar un plazo" para la ejecución del plan ya que éste tiene carácter "preliminar" y solo esboza líneas generales sin dar "pleno cumplimiento a todos los requisitos del Reglamento sobre Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes (Rpsri) y el Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR)".

Ha reconocido, en esta línea, que la "ayuda" de EEUU para la gestión de los residuos radiactivos generados por la restauración de terrenos contaminados es de "importancia primordial para dar solución definitiva a este problema", ya que España "no tiene instalaciones para el almacenamiento definitivo de estos materiales contaminados con plutonio y americio" pero ha revelado que "no existe acuerdo para la gestión final de los residuos" generados.

Ecologistas en Acción sostiene en este pleito que el CSN ha modificado los criterios radiológicos aprobados en su sesión celebrada el 5 de mayo de 2010 "a instancias" del Department of Energy (DOE) de EEUU. El colectivo asegura que, para ello, se "han aumentado los criterios radiológicos para considerar necesaria una intervención de 1 mSv/a hasta 4 mSv/a", lo que habría permitido la firma de la declaración de intenciones con EEUU para la gestión y almacenamiento de los residuos generados en la limpieza por parte del gobierno estadounidense.

El objetivo, según añade el colectivo, sería que, de la limpieza de 50.000 metros cúbicos de tierra, se pasaría "únicamente a limpiar 28.000 metros cúbicos de tierra contaminada", lo que reduciría de 6.000 a 3.300 metros cúbicos el volumen de tierra que debe almacenarse en EEUU.

A lo largo del procedimiento, el regulador atómico ha admitido que se ha rebajado el volumen de tierra contaminada con radioactividad en Palomares que debe ser retirada en virtud de la declaración de intenciones firmada entre España y EEUU si bien no precisa en cuanto con respecto al plan de rehabilitación aprobado en 2010 y que preveía la limpieza de 50.000 metros cúbicos de suelo. Esta modificación se produjo a raíz del pleno de 22 de julio de 2015 del CSN.

El documento admite que el volumen de suelo a retirar en la conocida como área 6 del mapa radiológico de la zona es "menor que el previsto inicialmente" de acuerdo a los cálculos del Ciemat y lo achaca a la toma en consideración "de otros escenarios y vías de exposición" a la radiación.

Así, asegura que, como en esta área 6, residencial, sólo hay que tener en cuenta al trabajador que interviene en la construcción de viviendas, el nivel de intervención ha variado de 1 a 4 y el volumen de suelo a retirar también, siendo "menor que el previsto" de manera inicial en 2010.

El regulador atómico sostiene, no obstante, que, en el caso de las zonas 2 y 3, no ha variado el escenario, que continúa siendo agrícola-residencial, por lo que tampoco el nivel de intervención 1. "El volumen de tierra a retirar correspondiente a este nivel coincidiría, por tanto, con el estimado inicialmente por el Ciemat para estas zonas", remarca.

El Gobierno sostiene que la actuación llevada a cabo en la pedanía almeriense hasta el momento, con la expropiación de tierras y el vallado de áreas, "garantiza que actualmente no se supera la dosis" citada anteriormente para los miembros del públicos y que la actividad radiactiva en el exterior del vallado "tiene valores de concentración que no ha requerido establecer restricciones ya que su impacto radiológico no se considera significativo".

En el último informe remitido a la Audiencia Nacional, el Ciemat revela que ha trasladado a Palomares casi seis toneladas de material radioactivo desde el año 2011 y que permanecen almacenadas en dos contenedores marítimos ubicados junto a dos balsas de riego y en un laboratorio ubicado en la llamada zona 3, ubicada entre las calles Paraje Guardicas y Diseminado La Punta.

Los 5.152 kilos de material radioactivo depositado en los dos contenedores tiene una actividad radiológica "total de 33,43 MBq (241Am) y 133,76 MBq (239+240Pu)" mientras que los 670 kilos que se encuentran en el almacén de la laboratorio tienen una actividad total de 0,77 MBq y 3,08 MBq para americio y plutonio, respectivamente.

El Ciemat había reconocido solo públicamente, a raíz de una "información periodística", que realizó dos envíos en 2016 con poco menos de 1.500 kilos de muestras que procedían los sondeos realizados en el suelo de Palomares para la elaboración del estudio de caracterización 3-D, en concreto de las 40 hectáreas contaminadas y bajo vigilancia radiológica.

Contador