Actualizado 18/10/2021 10:02 CET

Piden prisión a la directora de una guardería de Almería acusada de dar un trato "vejatorio" a niños a su cargo

Archivo - Audiencia Provincial de Almería
Archivo - Audiencia Provincial de Almería - EUROPA PRESS - Archivo

ALMERÍA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Almería va a solicitar dos años de prisión para la directora y cuidadora de una guardería de un pueblo de la provincia de Almería acusada de un delito contra la integridad moral al haber dispensado un trato "vejatorio" a los menores que tenía a su cargo al menos durante dos cursos escolares.

El Ministerio Público, que contempla la agravante de abuso de superioridad, pide también la inhabilitación especial para trabajar con menores durante el tiempo que dure la condena a la mujer, a la que además reclama el pago de una indemnización de mil euros a los padres de uno de los niños que se habría visto perjudicado.

La acusada desempeñaba sus ocupaciones laborales como directora y cuidadora en una escuela infantil de la provincia de Almería dependiente de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, por lo que tenía bajo su cuidado a varios menores de entre uno y tres años de edad.

Así, desde una fecha no determinada pero en todo caso desde principios del año 2019, la acusada habría mantenido una conducta "violenta e intimidatoria" frente a los menores a su cargo, por lo que habría empleado "expresiones impropias frente a ellos" y los habría sometido a un trato "incorrecto, inadecuado y vejatorio" de forma "reiterada".

Esta conducta se habría extendido sobre los menores durante el pasado curso en el que la mujer habría encerrado a uno de eloos sentado en una silla en un almacén "a oscuras o con la puerta medio cerrada" y "aislado" del resto de sus compañeros cuando este lloraba o se sentía inquieto, de acuerdo con el escrito de la Fiscalía.

Para ello, la acusada se habría servido del espacio cerrado del aula y de la corta edad del menor, que tenía apenas dos años, lo que impedía al pequeño tanto repeler dicho comportamiento como verbalizar con claridad ante sus padres lo que le sucedía.

A consecuencia de estos hechos, el niño cómo se "desestabilizó el desarrollo cotidiano" de su vida, por lo que "perdió el apetito y el sueño" y "lloraba continuamente por la mañana", "se atemorizaba frente a terceros" y "cogió miedo a la oscuridad".

Fueron los propios padres de los menores afectados quienes presentaron una queja por tales hechos ante el Ayuntamiento de la localidad en septiembre del pasado año, lo que motivó una denuncia y la posterior investigación para esclarecer los hechos.

Para leer más