Actualizado 05/03/2021 11:36 CET

El primer médico de Almería que ingresó con covid en UCI aún lucha: "Recomiendo cumplir las normas"

El médico de Urgencias Munir Abu Jok Rajab aún se recupera de las secuelas del covid-19 tras casi un año desde el inicio de la enfermedad
El médico de Urgencias Munir Abu Jok Rajab aún se recupera de las secuelas del covid-19 tras casi un año desde el inicio de la enfermedad - APSP

ALMERÍA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El médico del servicio de Urgencias del Hospital de Poniente en El Ejido (Almería) Munir Abu Jok Rajab, reconocido como el primer facultativo de la provincia que al inicio de la pandemia ingresó en UCI a consecuencia del covid-19, aún lucha por "recuperar su vida" junto a su equipo de fisioterapia debido a las duras secuelas que sufrió a consecuencia de su paso durante 38 días en la UCI y más de dos meses en planta.

"Recomiendo que todo el mundo cumpla las normas: la mascarilla, el distanciamiento, que no hagan reuniones familiares, eso para luego", ha manifestado el profesional sanitario tras una sesión de fisioterapia en un vídeo difundido en redes a través de la Agencia Sanitaria Poniente recogido por Europa Press en la que el afectado narra su propio ingreso en la UCI, donde fue entubado y pasó más de cinco semanas a causa de una neumonía bilateral.

El doctor, con 13 años de trabajo en el citado hospital, pretende que su testimonio sirva para concienciar sobre la gravedad del coronavirus y sus consecuencias ante el largo proceso de recuperación que enfrenta, ya que cuando volvió a planta tras salir de la unidad de cuidados intensivos "no podía hacer nada, no podía ni sentarme un segundo" ante la falta de movilidad que padecía.

El tratamiento para la recuperación comenzó con su paso a planta. "Estaba a cero, no podía mover ni una parte de su cuerpo", ha explicado la fisioterapeuta Encarnación Bermúdez ante el "duro" tratamiento por el que pasa el paciente para conseguir "activar" su musculatura. "Es una evolución lenta, él trabaja mucho", ha apostillado.

El propio doctor reconoce las dificultades de su recuperación. "Es un proceso largo y lento, del que me estoy recuperando psicológicamente bien, pero es un sufrimiento para toda la familia", ha explicado a la espera de que su experiencia sirva para "concienciarse" y "tener cuidado" ante posibles contagios así como para adoptar las medidas preventivas que sea precisas "a cualquier edad".

El afectado ha expresado su agradecimiento a todos los profesionales y compañeros que le han tratado durante estos meses y quienes, a su salida de la UCI el 3 de mayo del año pasado, le recibieron entre aplausos. De esa fecha han transcurrido ya más de 300 días. "Esto te afecta y te cambia la vida para siempre. Hay gente que se ha ido, yo lo estoy contando", apunta el doctor, quien ha deseado "suerte para todo el mundo" ante la enfermedad.

UN DURO TRABAJO PARA SANAR

El Área de Rehabilitación y Fisioterapia del Hospital de Poniente trabaja con personas que pese a superar el covid-19 aún están luchando por recuperar sus vidas, lo que les llevó a adoptar la iniciativa de dar a conocer algunos de los casos de sus pacientes para concienciar sobre los efectos de la enfermedad.

Entre los testimonios que han dado a conocer en los últimos días está el de Mercedes Rodríguez, de 34 años, que se contagió de covid-19 el pasado mes de julio "con síntomas leves al principio", lo que llevó a ingresar en el hospital en agosto a causa de una neumonía. La joven, que llegó a ingresar en UCI un mes y medio, con 30 entubada. "No entraba oxígeno en mi cuerpo", ha relatado.

"Cuando desperté de la UCI a los tres días empecé con la rehabilitación porque no podía mover nada de mi cuerpo, ni los brazos ni las piernas ni nada. No hablaba tampoco", ha asegurado la afectada que en enero seguía en terapia ante la pérdida de movilidad en las extremidades inferiores. "Si no es imprescindible, no salgan de casa", ha aconsejado la paciente.

Fernando Ramón López, de 60 años, también pasó el covid-19 en octubre tras contagiarse en su entorno familiar. Durante los 38 días que pasó en la UCI llegó a sufrir dos paradas cardiorrespiratorias. "He pasado lo mío para recuperarme, y gracias al trabajo que están haciendo", ha señalado a pesar de las secuelas que aún padece. "Muchas personas piensan que esto es como un resfriado o una gripe pequeña y bajan la guardia pensando que es poca cosa, pero he vivido en mis carnes que si te pilla bien, te puede matar", ha advertido.

Una experiencia similar es la que relata Francisco Javier Rodríguez, camionero de profesión de 44 años, que pasó un mes en planta y otro en la UCI tras infectarse en uno de sus viajes. "Creía que estaba muerto, la verdad", recuerda después de que fuera inducido al coma. Ahora trabaja para recuperar el tono muscular, la movilidad en el lado izquierdo y su capacidad respiratoria, ya que ha perdido capacidad de tomar aire.

"Para mí es un muy difícil respirar con la mascarilla", ha reconocido ante las secuelas que presenta y ante las que invita a "quienes no se lo crean" a que se pasen por el hospital para comprobar la situación por la que pasan los pacientes post-covid.

Para leer más