La Junta y la FAMP abordan el desarrollo de la última edición de los planes de empleo

Publicado 21/02/2019 16:53:33CET

SEVILLA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) han mantenido este jueves un encuentro de trabajo en el que han abordado el desarrollo de la última edición de los planes de empleo, que llevan a cabo los ayuntamientos en colaboración con el Servicio Andaluz de Empleo.

La iniciativa, denominada de Cooperación Local, está ya en marcha y ha permitido hasta el momento la contratación de 202 personas y la tramitación en este momento de más de 3.000 ofertas de trabajo para desempleados solicitadas por los ayuntamientos participantes, según detalla una nota de la Consejería.

La actual edición de los planes de empleo arrancó en septiembre del pasado año y cuenta con un presupuesto próximo a los 300 millones de euros para apoyar contrataciones de alrededor de 30.000 desempleados en proyectos de obras y servicios que reviertan en beneficios para la ciudadanía, por un periodo mínimo de seis meses. Para ello, las corporaciones locales cuentan con ayudas de entre 1.300 y 1.700 euros mensuales por contrato bajo la modalidad de obras y servicios.

Hasta el momento, 454 ayuntamientos andaluces ya han cobrado el adelanto del 75 por ciento de la ayuda para poner en marcha estos proyectos y, por tanto, disponen de los incentivos para la contratación de los desempleados.

EFECTOS DE LA SUBIDA DEL SMI

Empleo y la FAMP han abordado durante el encuentro los efectos de la subida aprobada en enero por el Gobierno Central del Salario Mínimo Interprofesional hasta 900 euros, que ha afectado especialmente a uno de los cuatro grupos de cotización de los trabajadores que van a ser contratados en estos proyectos por los ayuntamientos.

En este sentido, Empleo ha informado de que "no es posible un retraso" en el comienzo de la iniciativa, como planteaba la FAMP, ya que muchos de los proyectos ya están en marcha. La normativa establece un plazo de dos meses a contar desde la notificación de la resolución de concesión a los ayuntamientos para iniciar los proyectos, plazo que ya ha sido ampliado en un mes para la mayoría de los ayuntamientos, con lo que no es posible otra nueva ampliación.

Además, según la información trasladada desde las Direcciones Provinciales del SAE, los ayuntamientos son los principales interesados en continuar con el normal desarrollo de los proyectos.

Durante el encuentro, también se planteó por parte de la FAMP la posibilidad de acortar la duración de los contratos o de celebrarlos a jornada parcial. Empleo ha explicado que la normativa reguladora (por exigencias del Fondo Social Europeo, fuente financiera de esta línea de ayuda) establece una duración mínima de seis meses para todos los contratos y que además se celebren a tiempo completo.

En relación con la posibilidad de reducir al máximo posible el impacto económico de la subida del SMI en las arcas municipales, se ha informado a la FAMP de que estas ayudas están concebidas como un incentivo y que la Junta no asume el pago directo de los salarios, por lo que los ayuntamientos pueden complementar las cuantías de la subvención concedida para los contratos de los grupos de cotización afectados.

En este sentido, se ha informado que los propios ayuntamientos, como responsables de asumir los costes salariales de las personas contratadas, pueden solicitar una modificación de la resolución de concesión para cambiar tanto el número de contratos como el grupo de cotización de los inicialmente previstos para el desarrollo de sus proyectos, según lo previsto en la normativa reguladora en caso de circunstancias sobrevenidas.

Finalmente, Empleo ha garantizado a la FAMP la continuidad en la tramitación de los actuales planes de empleo, tanto de los procedimientos de concesión de las subvenciones como de la gestión de las ofertas de empleo por parte de las oficinas del SAE, y le ha informado del inicio de los trámites para modificar la normativa reguladora de cara a la próxima edición, actualizando las cantidades que los ayuntamientos perciben adaptándolo a la nueva realidad del mercado laboral.