Actualizado 10/04/2014 16:23 CET

El Museo Carmen Thyssen amplía su colección permanente con 18 nuevas piezas

Museo Carmen Thyssen Málaga
EUROPA PRESS/MUSEO CARMEN THYSSEN MÁLAGA

Las obras, que se expondrán hasta el próximo 8 de junio, se incorporan así a los fondos de la pinacoteca

MÁLAGA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Museo Carmen Thyssen Málaga ha ampliado su colección permanente con 18 nuevas piezas de artistas como Manuel Cabral Aguado Bejarano, Vicente Palmaroli o Gonzalo Bilbao, que se exhibirán en el Espacio ArteSonado y la Sala Noble de la pinacoteca hasta el próximo 8 de junio.

Así, según ha informado el museo este jueves en un comunicado, esta ampliación culmina con la presentación del Catálogo de Colección, proyecto editorial fruto del trabajo de investigación, documentación y diseño que profundiza en el conjunto de las obras.

Las nuevas obras se ubican en dos espacios como es el Espacio ArteSonado, donde se exponen nueve piezas de carácter costumbrista, y la Sala Noble del Palacio de Villalón, ambas situadas en la primera planta.

Entre las piezas que se incorporan destacan 'Majo sevillano y Maja sevillana', de Manuel Cabral Aguado Bejarano; 'Valencianos', de Julio Vila y Prades; 'Rosaleda', de Gonzalo Bilbao Martínez; 'El chico de la gallina', de Manuel Benedito Vives o 'Vendedor de flores', de José Roldán.

ESPACIO ARTESONADO

En dicho emplazamiento de la pinacoteca se encontrarán obras que contienen por un lado la pintura costumbrista madrileña, que muestra una gran variedad de temas junto a tipos y costumbres castizas, y que aportó una gama cromática oscura a las escenas, lo cual evidencia un ánimo crítico.

Por otro lado, este espacio también alberga piezas del estilo sevillano, que incidió en un 'pintoresquismo' amable y folclórico en el que parece que predominó la visión extranjera, debido a la afluencia de viajeros a esta región del sur.

Del primero es claro exponente Eugenio Lucas Velázquez, quien se inspiró frecuentemente en Goya a lo largo de su vida creativa, y cuyo hijo, Eugenio Lucas Villaamil, fue su más fiel seguidor.

Mientras, el costumbrismo sevillano tiene a uno de sus mejores pintores en Manuel Cabral Aguado Bejarano, representante del eclecticismo que envolvió a muchas figuras del siglo XIX y que muestra en sus obras los estereotipos del romanticismo andaluz junto a otras imágenes cercanas a un cierto realismo en las que deja constancia de su capacidad para la observación precisa.

Junto a este autor, otros nombres importantes, como Rafael Benjumea, pintor poco conocido en la actualidad pero que obtuvo numerosos reconocimientos en vida; o José Roldán, influenciado frecuentemente por Murillo, cuya pintura muestra figuras que ocupan gran parte del lienzo en un ambiente dominado por la arquitectura popular.

Se incorpora por vez primera a la colección el pintor Prudencio Herreros Amat. Nacido en Murcia, éste desarrolló en Valencia gran parte de su vida artística. En su obra están presentes los tipos populares y el paisaje de la huerta valenciana.

Este conjunto de obras contribuye a enriquecer el relato del costumbrismo romántico, siendo una de las líneas temáticas que tan singularmente narra la Colección del Museo Carmen Thyssen.

SALA NOBLE

La Sala Noble del Museo Carmen Thyssen Málaga contiene obras de estilo y de cronología diversa, que contribuyen a incrementar la colección de la pinacoteca con aportaciones temáticas tan significativas como el orientalismo, el retrato o el desnudo.

La obra de Vicente Palmaroli, pintor preciosista y ecléctico, está influenciada por la demanda de la burguesía, especialmente la parisina. Encontró el éxito entre un público entregado a su dibujo preciso y ejecución virtuosa.

En 'Al escondite' desarrolla una escena ambientada en una fascinante arquitectura árabe, donde el recuerdo de los palacios de la Alhambra está claramente presente. En este espacio, figuras vestidas al estilo del siglo XVIII se divierten en un juego trivial.

Adentrándonos en la producción realizada durante los primeros años del siglo XX se muestran obras en las que la influencia de la pintura levantina, y en especial de Sorolla, es evidente. Esta vertiente queda acreditada con la presencia de dos discípulos suyos: Manuel Benedito y Julio Vila y Prades. Ambos se incorporan por vez primera a la Colección del Museo Carmen Thyssen Málaga.

Manuel Benedito fue un excelente retratista y 'El niño de la gallina' es uno de los mejores ejemplos de su fiel realismo. Vila y Prades, prestigioso pintor en vida, realizó 'Valencianos', una réplica de la exultante obra Retratos de Elena y María con trajes valencianos antiguos, de Joaquín Sorolla.

Por su parte, Gonzalo Bilbao, pintor tradicional en la temática, introdujo en su obra una cierta innovación del lenguaje plástico. En sus paisajes, inspirados por el regionalismo pictórico, supo captar la luz con una pincelada suelta y vibrante. Su pintura gozó de una importante consideración pública, por ello no es extraño que tuviera seguidores de su personal estilo de rico colorido.

Evaristo Valle es otra de las figuras que aportan piezas a la colección del museo. Se trata de uno de los artistas más interesantes de la generación de pintores asturianos de fin de siglo. En 1883 su familia se trasladó a Puerto Rico, donde comenzó a pintar. En París completó su formación y allí coincidió con Aurelio Arteta, Anselmo Miguel Nieto o Ignacio Zuloaga. Valle cultivó ciertos temas en forma de series, entre ellos los palcos, carnavales, temática social y el retrato.