Actualizado 23/06/2009 17:21 CET

Málaga.-Innova.-El Club Málaga Valley genera una inversión de 60 millones y 850 empleos desde su creación hace tres años

Se pondrá en marcha un observatorio para el seguimiento de los proyectos realizados

MÁLAGA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una inversión de cerca de 60 millones de euros y la creación de unos 850 puestos de trabajo es el balance de los tres años de vida del Club Málaga Valley, integrado por cerca de 150 empresas del sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), lo que demuestra "la vitalidad de esta zona del mundo para atraer talento y productos de inversión", señaló el presidente de esta entidad, el abogado Javier Cremades.

Las empresas Oracle, BBVA, Oesía y Huawei han apostado ya por Málaga, a las que se suman otras tres más: Esabe, especializada en servicios de seguridad informática, que abre sede en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) con un centro de atención a clientes, en el que invertirá un millón de euros y donde creará nueve puestos de trabajo; Job and Talent, con 1,5 millones y unos 15 empleados, y Dubtools Interactive, originaria de Suecia, que pondrá en marcha una filial española, a la que destinará 700.000 euros y 12 personas.

Durante la VI Reunión de Presidentes del Club Málaga Valley, que tuvo lugar hoy en el salón de plenos del Ayuntamiento, con la participación de más de un centenar de empresas del sector de las TIC, se anunció la creación del Observatorio de Inversiones, que estará dirigido por el embajador de España José Luis Pardos.

Así, Pardos indicó que en este observatorio "vamos a ver cómo las empresas que ya brillan en el Málaga Valley se enraizan, pero también las estrellas nuevas, descubriendo las que vienen en el siglo XXI". En su opinión, "a temas muy globales, como el calentamiento global, el cambio climático, la desertización, la situación de la mujer, la drogadicción o el envejecimiento de la población, también hay que echarles tecnología".

En este encuentro de presidentes también se abordó el estado de los trabajos para crear un Centro de Seguridad Informática en Málaga, formado por empresas del sector y que tendrá inicialmente su sede en la Universidad de la ciudad.

De igual modo, el Ayuntamiento presentó el Observatorio Wireless, un mapa elaborado por el grupo Gowex con todos los puntos Wi-Fi que hay repartidos por la capital. Esta herramienta ya funciona en otras ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Valencia, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria.

CAPITALIDAD CULTURAL

Asimismo, los miembros del Club Málaga Valley firmaron un manifiesto de apoyo a la candidatura de Málaga como Capital Europea de la Cultura en 2016. Cremades resaltó la "ilusión" que se deposita en esta iniciativa y añadió que "la cultura y la tecnología son las columnas fundamentales de la ciudad, formando parte de un mismo proyecto".

El alcalde, Francisco de la Torre, destacó, por su parte, que, en una coyuntura económica "difícil" como la actual, el sector de las nuevas tecnologías "se defiende bien y tiene muchos puntos para resolver gran parte de la crisis".

Hizo hincapié, asimismo, en "la clara apuesta" que las empresas del sector están haciendo por Málaga, que "se ha convertido en un espacio con especiales características para atraer y retener talento", desarrollando "un papel decisivo en el siglo XXI como espacio de referencia".

BBVA

La ponencia principal de la reunión de hoy corrió a cargo del consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, quien dijo que, aunque la tecnología es una palanca estratégica, "lo que verdaderamente es una fuente de ventaja competitiva es apalancar el modelo de negocio en las tecnologías de la información".

Subrayó que para una entidad como BBVA el uso de las TIC permite desarrollar un mejor conocimiento del cliente y adaptar la oferta de productos y servicios a sus necesidades, así como producir de forma más eficiente.

En esa línea, Goirigolzarri apuntó que las TIC también permiten una evolución del modelo de distribución combinando los canales presenciales y no presenciales, es decir, la integración del mundo físico y el virtual.

El Club Málaga Valley está integrado por casi 150 compañías del sector de las TIC y tiene como objetivo hacerlo más competitivo, intentando atraer inversiones extranjeras y posicionar la marca España como zona de referencia tecnológica en Europa.