Publicado 19/09/2020 10:33CET

Oliván ve que el problema de las monedas sociales es que han venido con colectivos "posicionados ideológicamente"

El director general de Gobierno Abierto e Innovación Social, Raúl Oliván, en su intervención en el congreso Magallanes-Elcano
El director general de Gobierno Abierto e Innovación Social, Raúl Oliván, en su intervención en el congreso Magallanes-Elcano - EUROPA PRESS

SEVILLA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director general de Gobierno Abierto e Innovación Social del gobierno autonómico de Aragón, Raúl Oliván, ha manifestado este sábado que el problema de la implantación de las monedas sociales en España es que "ha venido presentado de la mano de movimientos activistas muy posicionados ideológicamente", con lo cual, ha generado "recelos" en otros sectores de la sociedad.

Así ha respondido a preguntas de los ponentes tras su charla 'Innovación Social. Agitar antes de usar', donde ha hablado, entre otras cosas, de la plataforma Frena la Curva, creada poco antes del estado de alarma en España y que se ha extendido y articulado de modo colaborativo a lo largo del país y de otros 15 estados de América Latina para generar proyectos de emprendimiento y recuperación.

A juicio de Oliván, un ejemplo de éxito en el uso de las monedas sociales está en la ciudad británica de Bristol, que "no está gobernada por comunistas". En España, considera que lo que más se ha acercado ha sido el gobierno local de Ada Colau en Barcelona, pero "no ha terminado de atreverse".

Ha sido en este punto cuando ha dicho que el problema en el país es que este modelo ha llegado con "movimientos activistas muy posicionados ideológicamente" y que para triunfar, "tendría que ser mucho más transversal".

Así las cosas, ha considerado que "sería muy interesante" que los planes estratégicos de apoyo al comercio local que se fomentan desde los ayuntamientos se valorase la posibilidad de crear monedas locales; o que otra cosa podría ser que las instituciones se plantearan dar a sus propios empleados este tipo de monedas.

Definidas como sistemas monetarios creadas al margen de las monedas oficiales del país y que tienen como objetivo fundamental la promoción de proyectos económicos y sociales de carácter local, según un informe elaborado por Cajamar, las monedas sociales han surgido como respuesta a la estructura monetaria y financiera actual. "En concreto, el desempleo es el motivo principal de la creación e implementación de sistemas monetarios sociales", recalca el documento.

Los defensores de esta nueva forma de transacción critican el sistema monetario vigente en el que predomina un enfoque dinero-dinero, en lugar de mercancía-dinero-mercancía; donde las personas, que son el agente principal en la economía, han quedado relegadas al último eslabón de este mecanismo "especulativo y acumulativo, escasamente solidario".

"NO HACE FALTA REINVENTAR LA RUEDA CONSTANTEMENTE"

Oliván ha aconsejado a aquellos que quieran innovar "que se ponga a hacer, experimentar y equivocarse", y que a veces puede ser "copiar lo que ya funciona y poner un granito de arena" que crea una innovación a raíz de ciertas cosas que se ponen en común, puesto que a la hora de ser novedoso "no hace falta reinventar la rueda constantemente".

"Yo empecé sin saber lo que era la innovación social, primero desde el activismo, luego desde lo público, y lo que me ha importado era generar impacto y ver que mejoraba la vida de la gente, desde activista y también como funcionario, y la innovación social no es una cosa que se busque, sino que se hace, sobre todo es una cosa que se hace", ha argumentado.

FRENA LA CURVA Y CAMBIO EN LAS ORGANIZACIONES

Oliván ha expuesto en su ponencia que en los últimos 10-15 años ha habido una transformación filosófica de cómo las organizaciones han de relacionarse con los ciudadanos, también en las empresas. Así pues, "pasamos de una sociedad de masas a una sociedad de multitudes", con un cambio del rol donde IKEA, por ejemplo, convierte a todos en productores y "no solo consigue que se le compre más barato, sino que nos sintamos más realizados.

Con la asunción de esa idea es cómo surgió Gobierno Abierto e Innovación Social en el Gobierno de Aragón --hasta agosto de 2019, fue la Dirección General de Participación, Transparencia, Cooperación y Voluntariado--, una "plataforma para que las políticas publicas puedan ser participadas, desde una ley a un plan, con algunas herramientas interesantes como el editor ciudadano, que "permite generar discusisones como si una ley fuera un articulo de Wikipedia".

Después vino el Laboratorio de Aragón Gobierno Abierto (LAAAB), y desde este organismo crearon poco antes del estado de alarma la plataforma Frenta la Curva ('www.frenalacurva.net'), surgida para dar respuesta ciudadana a la crisis sanitaria y que a finales de marzo incorporó un mapa geolocalizado que pone en contacto a vecinos para crear redes de ayuda.

Este es el proyecto más reconocido en el que ha participado Oliván, pero hay más como la Asamblea, el órgano de deliberación y decisión de La Colaboradora; Made in Zaragazoa, una red de económica creativa creada en 2012 con tiendas de artesanos, fotógrafos y diseñadores; o Ciencia Ciudadana Vigilantes del Cierzo, donde los ciudadanos, "sobre todo los niños", se implican para llevarse a su casa fresas, las plantaron y al cabo de un tiempo las hojas de la planta fueron colocadas en distintos puntos de la ciudad y así se elaboró un mapa del estado del aire.