Actualizado 23/07/2016 19:39 CET

Condenan por vender drogas un hombre que colocó una cámara en su casa para evitar a la Policía

MÁLAGA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Málaga ha condenado a dos años de prisión a un hombre que vendía sustancias estupefacientes desde su vivienda, donde instaló una cámara de seguridad orientada a donde la Policía realizaba vigilancias. Luego, dejó de traficar desde su casa y lo hizo por otras zonas de la localidad malagueña de Fuengirola.

Según se declara probado en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el acusado se dedicaba desde 2014 a la venta de dichas sustancias y un día, dice la resolución, un hombre que fue interceptado por los agentes cuando salía de la vivienda del procesado con una bolsita de cocaína.

Al día siguiente, probablemente alertado por ese comprador, el acusado colocó en la puerta de su casa una cámara de seguridad orientada a la zona donde los agentes hacían las vigilancias sobre su domicilio. Además, luego, dejó de vender en su piso y comenzó a concertar citas con los compradores en distintas zonas.

Así, en días posteriores fue visto realizando transacciones en una de las ferias de la localidad. Cuando se realizó en registro de su viviendas se encontraron varios tipos de sustancias, como MDMA, cocaína y hachís; valoradas en conjunto en unos 1.500 euros, según señala la sentencia.

Por estos hechos, se le condena por un delito contra la salud pública, con la circunstancia que atenúa la pena de drogadicción; y se le impone dos años de cárcel y el pago de una multa de 1.000 euros. El acusado se confesó autor de los hechos y mostró su conformidad con las penas solicitadas por el ministerio fiscal.

Para leer más