Publicado 26/05/2021 12:18

La Diputación de Málaga activa tres programas para jóvenes, desempleados de larga duración y parados por la pandemia

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, en rueda de prensa junto al vicepresidente primero, Juan Carlos Maldonado.
El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, en rueda de prensa junto al vicepresidente primero, Juan Carlos Maldonado. - DIPUTACIÓN DE MÁLAGA

Destina 2,5 millones de euros a iniciativas para fomentar la contratación

MÁLAGA, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente y el vicepresidente primero de la Diputación de Málaga, Francisco Salado y Juan Carlos Maldonado, respectivamente, han anunciado este miércoles la puesta en marcha de nuevos programas para fomentar la contratación y el empleo en la provincia de Málaga, a los que se destinará 2,5 millones de euros.

Las bases de estos programas de fomento de las contrataciones, dirigidos a empresas y autónomos, pueden consultarse en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de los días 15 y 23 de abril y las convocatorias se pondrán en marcha en los próximos días.

En rueda de prensa, Salado ha especificado que este dinero, que se articulará a través del Área de Desarrollo Económico que dirige Maldonado, se destinará al Plan de Primera Oportunidad, un programa de apoyo a la contratación de desempleados de larga duración y un tercero para contratar a personas que hayan perdido su empleo durante la pandemia de la COVID-19.

El Plan de Primera Oportunidad, que ya ha funcionado en la Diputación, permite a los jóvenes que no han tenido ninguna oportunidad laboral dar "ese primer y difícil paso que los ayude a entrar en el mercado de trabajo", ha dicho Salado, quien ha agregado que una vez dentro, ya cuando se acumula experiencia y se hacen contactos, "se abren otras muchas posibilidades".

En este sentido, ha incidido en la importancia de las medidas para paliar "su altísima tasa de desempleo, que en la provincia alcanza casi el 40 por ciento entre los menores de 30 años".

En segundo lugar, el programa para contratar a parados de larga duración quiere ayudar a este colectivo, "que siempre ha tenido dificultades para reinsertarse en el mercado laboral y que, en las circunstancias actuales, puede verse aún más perjudicado". Y, por último, para que personas que se han visto "repentinamente" en el paro por el cierre de su empleo o por los recortes que han supuesto el cese o la bajada de actividad.

Salado ha incidido en que este nuevo paquete de medidas se une a otras adoptadas por la Diputación de Málaga bien a través del Plan Málaga o de los presupuestos provinciales, y que suman un total de 9,3 millones de euros. Entre ellos ha citado los más de dos millones para el pago de cuotas de autónomos; 1,8 millones para impulsar la contratación de desempleados por parte del tejido empresarial; 2,3 millones para hostelería y restauración; 2,1 millones para empresas del sector textil o también para la industria agroalimentaria casi un millón.

Por su parte, Maldonado ha explicado que las primeras convocatorias de estos planes permitirán que unas 500 personas tengan una oportunidad de inserción en el mercado laboral de la provincia, en el que se ha disparado el desempleo desde el estallido de la pandemia. "No descartamos ampliar el presupuesto o lanzar nuevas convocatorias si la demanda así lo requiere", ha agregado.

También ha subrayado los objetivos de los programas, "que buscan consolidar a nuestras empresas, facilitándoles una mano de obra cualificada, así como evitar la fuga de talento, sobre todo en el interior de la provincia, donde en muchos casos los jóvenes deciden optar por buscar trabajo en la capital, la Costa del Sol, o incluso fuera de la provincia donde puede haber más oportunidades. Y, de esta manera, lucharemos también contra la despoblación".

Maldonado se ha mostrado "especialmente satisfecho" del programa Primera Oportunidad para universitarios, "porque todos los años se agota, se cubre el cupo y hasta tenemos lista de espera" y del destinado a los titulados en Formación Profesional, surgido el año pasado, "a iniciativa de Ciudadanos y que da cumplimiento del pacto de gobierno".

PLANES DE CONTRATACIÓN

Entrando en detalle, el Plan Primera Oportunidad, fruto de la colaboración entre la Diputación de Málaga y la Confederación de Empresarios de Málaga, se divide en dos convocatorias: una destinada a graduados o licenciados universitarios, con un presupuesto de 900.000 euros, y otra para titulados en formación profesional, con un presupuesto de 600.000 euros.

Ambos cuentan con el mismo tipo de subvención para las empresas que decidan contratar. Este modelo de inserción laboral contempla un contrato de prácticas, para menores de 30 años o hasta los 35 años en el caso de que presenten alguna discapacidad. Todos deben estar de alta como demandantes de empleo en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y tener registrada su titulación.

Podrán ser beneficiarios de estas subvenciones aquellas empresas, autónomos y profesionales que contraten por un periodo de seis meses a un año y mediante la modalidad de contrato de trabajo en prácticas. El importe de la subvención será del 85 por ciento del coste salarial y de Seguridad Social para empresas en municipios menores de 20.000 habitantes y del 70 por ciento en los municipios mayores de 20.000 habitantes de la provincia de Málaga.

Por su parte, el programa de apoyo a la contratación de desempleados de larga duración, dotado con 600.000 euros, permitirá la formalización de contratos laborales, tanto indefinidos como temporales, de un mínimo de seis meses, destinados a personas mayores de 30 años que llevan más de uno inscritas en el SAE.

Así, se incluyen dos tipos de ayudas: para contratos indefinidos, es decir, aquellos que superen los dos años de duración, y para contratos temporales, estableciendo, en ambos casos, dos franjas de edad.

En el caso de los indefinidos, para desempleados de entre 30 y 44 años, se bonificará con hasta 10.000 euros a la empresa o autónomo que les contrate, y si tiene 45 años o más, la dotación económica será mayor, de hasta 13.000 euros, "ya que entendemos que a partir de esta edad es más difícil su reincorporación al mercado laboral", ha indicado Maldonado.

En los contratos eventuales, la empresa que contrate a personas de entre 30 y 44 años percibirá 4.000 euros por los primeros seis meses, y 400 euros por cada mes añadido de contrato hasta alcanzar la duración máxima de un año. Y para mayores de 45 años, la cantidad que recibirá el empresario o autónomo que contrate será de 6.000 euros por los primeros seis meses, y 600 euros por cada mes añadido de contrato, también con una duración máxima de un año.

Para los contratos a media jornada, la cuantía de estas subvenciones se calculará en proporción a las horas suscritas en relación con los contratos de jornada completa, ha especificado.

También han destacado el programa de apoyo a desempleados debido a la crisis derivada del COVID-19, dotado con 400.000 euros, que permitirá la formalización de contratos laborales tanto indefinidos como temporales con un mínimo de seis meses de duración. Este plan nació el año pasado para los desempleados surgidos a raíz de la crisis sanitaria.

Al respecto, para los contratos indefinidos (con una contratación de al menos dos años), para parados de entre 30 y 44 años, habrá una dotación de hasta 8.000 euros para la empresa o autónomo que les contrate. Y, por otro lado, para la contratación de mayores de 45 años, se ha aumentado la dotación hasta los 11.000 euros.

Y, en el caso de los contratos eventuales, la empresa que realice un contrato a personas de entre 30 y 44 años percibirá 3.200 euros por los primeros seis meses y 320 euros por cada mes añadido de contrato hasta alcanzar la duración máxima de un año. Para las contrataciones a mayores de 45 años, la cantidad que recibirá el empresario o autónomo será de 4.400 euros por los primeros seis meses y 440 euros por cada mes añadido de contrato, también con una duración máxima de un año.

Para los contratos a media jornada, la cuantía de estas subvenciones se calculará en proporción a las horas suscritas en relación con los contratos de jornada completa.