Actualizado 21/01/2016 19:47 CET

Condenado por participar en 'Rodea el Congreso' pide no ir a la cárcel

Francisco Molero, condenado por la manifestación 'Rodea el congreso'
EUROPA PRESS

MÁLAGA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El joven de Cuevas de San Marcos (Málaga), condenado por la Audiencia de Madrid a cinco años de prisión y a 16.000 euros de multa por participar en la manifestación 'Rodea el Congreso', ha asegurado que fue "condenado sin pruebas" y ha apuntado que ha solicitado no ingresar en prisión, mientras se tramita el indulto, que han pedido sus padres.

   En declaraciones a los periodistas en la puerta de la Ciudad de la Justicia de Málaga, Francisco Molero ha dicho que hubo "un desfile de mentiras" para condenarlo y ha lamentado que su caso es "uno entre tantos en los que se nos está metiendo en la cárcel simplemente por protestar por lo que es nuestro y de todos, por luchar por la justicia, la democracia y la libertad".

   "No podemos soportar eso y a mí en la cárcel vivo no me van a meter", ha señalado, al tiempo que ha indicado que sus padres han pedido el indulto "alegando que soy el único que los está cuidando porque están enfermos y su situación de salud ha empeorado con este caso", así como la suspensión de la pena, mientras se decide sobre ese indulto. Asimismo, se ha recurrido al Tribunal Constitucional.

   Una treintena de colectivos forman la plataforma 'Molero libertad' y representantes de algunos de éstos han acompañado este jueves en la rueda de prensa al joven, quien ha indicado que está recibiendo apoyo de su pueblo y de otros "que han aprobado mociones, incluso apoyadas por el PP".

   Asimismo, el sábado, dicha Plataforma ha convocado una manifestación en la plaza de la Marina para pedir su libertad "y también la de todas esas personas que están en la cárcel y las que van a entrar sin pruebas de que hayan hecho algo". "El sábado tenemos una cita con el sentido común y con el sentido humano para conseguir una sociedad más justa", ha concluido.

   El joven fue condenado a una pena de tres años y un día de prisión por un delito de atentado con empleo de medio peligroso, a dos años de prisión por delitos de lesiones; por recoger piedras y losas de la calle "que rompía contra el suelo lazándolas a continuación contra los agentes".