Actualizado 22/01/2021 11:45 CET

Liberadas en Málaga once personas explotadas laboralmente y obligadas a vivir hacinadas en una nave de almacenaje

Foto de recurso de un coche patrulla de Policía Nacional.
Foto de recurso de un coche patrulla de Policía Nacional. - - EUROPA PRESS/ ARCHIVO

Un total de siete personas han sido detenidas

MÁLAGA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dedicada, presuntamente, a la explotación laboral, y han liberado a once personas que vivían en circunstancias de habitabilidad muy deficientes, hasta tal punto que dormían hacinadas en colchones dispuestos sobre palés y ladrillos.

Siete personas han sido detenidas por los delitos de trata de seres humanos y contra los derechos a los trabajadores, acusadas de captar a ciudadanos rumanos en situación de extrema necesidad o vulnerabilidad, han explicado desde la Policía Nacional a través de un comunicado.

El propio grupo criminal estaba compuesto por ciudadanos rumanos que captaban a compatriotas en la localidad de Movileni. Los integrantes de este grupo ofrecían a sus víctimas trabajo en España por una cantidad de 500 euros al mes.

Así, trasladaban hasta veinte personas desde Rumanía y permanecían con las víctimas en España durante la campaña de la aceituna, aproximadamente de noviembre a febrero. Después, las víctimas regresaban a su país sin que llegaran a cumplirse las condiciones ofrecidas en el momento de la captación.

Las víctimas trabajaban durante extensas jornadas y, en ocasiones, sin alta en la Seguridad Social, en fincas agrícolas de la localidad malagueña de Antequera.

Los alojaban en naves de almacenaje en las propias fincas, en condiciones muy precarias y en circunstancias de habitabilidad muy deficitarias. Las víctimas dormían hacinadas en colchones dispuestos sobre palés o ladrillos, organizados en cubículos. No podían abandonar la finca en ningún momento ni tenían contacto con terceras personas. Dado este aislamiento, quedaban a merced de los tratantes.

Los agentes de la Policía Nacional realizaron las gestiones pertinentes con las autoridades policiales de Rumanía a través de la Agregaduría de Interior de la Embajada de España en Rumanía. La investigación culminó con dos entradas y registros realizados en la localidad de Antequera, donde residían las víctimas. Entre el material incautado había documentación diversa y 3.000 euros en efectivo.

Fue en esta misma ubicación donde se liberaron a las once víctimas de este entramado criminal y donde se realizaron las siete detenciones por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, contra los derechos de los trabajadores y pertenencia a grupo criminal.

Por último, la Policía Nacional ha recordado que cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, no quedando reflejada la llamada en la factura telefónica.

Para leer más