Más de 13.000 personas se adentran en el Thyssen en los sueños de Goya y Ensor durante el primer mes de exposición

Exposición Goya-Ensor. Sueños al Vuelo
MUSEO CARMEN THYSSEN
Actualizado 05/12/2017 16:15:27 CET

MÁLAGA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 13.000 personas han disfrutado ya durante el primer mes de la exposición 'Goya-Ensor.Sueños al vuelo', en la que se reúne por primera vez en España los grabados de dos grandes maestros como fueron Francisco de Goya (1746-1828) y el pintor de origen belga James Ensor (1860-1939), unidos por una visión crítica, irónica y despiadada de las sociedades que plasmaron en imágenes fantásticas y grotescas que podrá visitarse en la Sala Noble del Museo Carmen Thyssen Málaga hasta el próximo 28 de enero y cuenta con la colaboración del bufete Daniel Pastor Asociados.

Un total de 40 grabados del aragonés y 12 aguafuertes y una litografía del pintor belga sumergen al espectador en un mundo onírico que lo traslada a otros mundos, según han informado desde el museo a través de un comunicados.

Las estampas de Goya pertenecen a dos de sus series mas reconocidas, 'los Caprichos y los Disparates', entre los que se encuentra su conocida obra 'Los sueños de la razón producen monstruos' de 1799. Los temas recogidos son variados, pero toman protagonismo los relacionados con la brujería, el cortejo, las convecciones sociales y la muerte, junto a otros de difícil interpretación.

En las obras expuestas, Goya consigue una ambientación nocturna en las escenas mediante el uso del aguatinta, técnica con la que modernizó el procedimiento del aguafuerte y que le permitía a su vez crear escenarios oscuros y atmósferas misteriosas, donde las pesadillas cobran vida e inundan de temor la mente del hombre.

Por su parte, Ensor es uno de los pintores mas reconocidos de la tradición belga, es un autor "inclasificable". Familiarizado con el mundo de las mascaras que se vendían en la tienda familiar para el carnaval de Ostense, Ensor creó también un mundo oscuro, irónico e inquietante que lo vincula de forma directa con el artista aragonés.

No obstante, a pesar de ser autores de "sentimientos universales", cada uno es representativo de su época. Goya fue el pintor del individuo, de sus temores y del enfrentamiento entre iguales; mientras que Ensor lo fue de la turba y la multitud. Los rostros de los personajes de Goya, embrutecidos por la guerra y la maldad, se convierten en mascaras, pero las de Ensor tienen vida propia y suplantan los rostros.

Para el maestro español la intención de estos grabados era didáctica, pretendía combatir los vicios humanos mostrándolos de forma descarnada. Sin embargo, en el pintor belga existe un deseo de provocación y una complacencia, a veces con un matiz tragicómico, por mostrar lo macabro y escatológico, el desorden y la locura colectiva como paradigma de los nuevos tiempos.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial