Publicado 18/02/2021 16:15CET

El Rectorado de la UMA se convierte en un laboratorio médico con la exposición 'El legado de Federico E. G.'

Presentación exposición 'El legado de Federico E. G.'
Presentación exposición 'El legado de Federico E. G.' - UMA

MÁLAGA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Arte y medicina se unen en la nueva muestra que acoge el Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA), con la obra plástica de Teté Vargas-Machuca y la poesía de María Eloy-García, madre e hija, que han convertido la sala de exposiciones dependiente del Vicerrectorado de Cultura en un laboratorio médico con doctor Federico E. G. como protagonista.

Este personaje ficticio ha sido ideado por la propia Vargas-Machuca, un dibujo al que Eloy-García ha dado vida dotándolo de biografía a través de textos y poemas y que ambas han presentado este jueves en el Rectorado de la UMA. La muestra, bajo el nombre 'El legado de Federico E. G.', estará disponible hasta el 25 de marzo en horario ininterrumpido de 10.00 a 18.00 horas de lunes a viernes, salvo festivos.

Se crea así un recorrido expositivo, comisariado por la también artista María Bueno, que invita a descubrir la vertiente personal del supuesto médico, con el árbol genealógico de su familia y otros momentos importantes de su vida, alternándola con su faceta profesional, en la que se muestran sus experimentos y avances científicos valiéndose de un sinfín de instrumental médico.

Teté y María relatan en clave expositiva un mundo que a ambas les resulta familiar, el de la medicina, con el objetivo de extrapolarlo a nuestra sociedad actual. Así pues, en la presente muestra podremos ver el espacio de vida y trabajo de Federico E.G. organizado en habitáculos.

Según han explicado antes de la inauguración de la muestra, con la vicerrectora Tecla Lumbreras como anfitriona, la idea de esta colección nace del interés común por la enfermedad y la muerte, influenciadas por su vinculación con el mundo científico. Ambas artistas han coincidido en dedicar esta colección a la rama de su familia que ejerce la Medicina, "a los que están y a los que ya se han ido", ha precisado Vargas-Machuca.

Para Eloy-García, la importancia de esta exposición radica en hacer llegar, especialmente desde la Universidad y sobre todo en tiempos de pandemia como ahora, el mensaje que Federico nos traslada hasta nuestros días, como fiel reflejo de esas personas anónimas que piensan y reflexionan haciendo con sus estudios avanzar a en la sociedad. "Hay que reivindicar el poderío del saber", ha concluido.

Para la ocasión, el equipo de diseño del Servicio de Cultura con el profesor Agustín Linares al frente, ha preparado una suerte de maletín, a modo de herramienta de trabajo del propio Federico, que contiene toda clase de objetos reales --probetas, goteros, gomas, recetas y prospectos-- en los que se esconden pergaminos con dibujos y serigrafías, además de pequeños poemas. Toda la información de la exposición queda recogida en un libreto, que queda disimulado como el diario médico de Federico.

De esta manera, el Vicerrectorado de Cultura continúa también en su sala del Rectorado de la UMA la propuesta iniciada en la Sala Cero del Contenedor Cultural de aunar los trabajos creativos de destacadas figuras del ámbito artístico de diferentes generaciones pertenecientes a la misma saga familiar, en este caso de vinculación maternofilial.

Contador