Publicado 09/09/2020 14:11:42 +02:00CET

Universidades públicas andaluzas afirman ser seguras y comienzan el curso semipresencial sin improvisación

Presidente de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA), Juan Gómez Ortega, y rectores de las universidades públicas andaluzas, en rueda de prensa en el Rectorado de la Universidad de Málaga
Presidente de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA), Juan Gómez Ortega, y rectores de las universidades públicas andaluzas, en rueda de prensa en el Rectorado de la Universidad de Málaga - EUROPA PRESS

MÁLAGA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las universidades públicas andaluzas aseguran que el curso educativo 2020-2021, que ha comenzado este miércoles en la Universidad de Córdoba, va a ser "todo lo contrario a la improvisación", garantizando que van a ser "todo lo seguras que puedan serlo" en cuestión de contagios por COVID-19. Para ello, se ha optado por la modalidad mixta, "pero con la máxima presencialidad posible", con la instalación de cámaras, distribución de grupos de alumnos en turnos rotatorios y siguiendo las medidas de prevención sanitarias, entre las que se ha destacado la ventilación de las aulas.

Así lo ha comunicado el presidente de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA), Juan Gómez Ortega, en rueda de prensa en el Rectorado de la Universidad de Málaga, junto a su rector, José Ángel Narváez, y el resto de rectores de las diferentes instituciones académicas de Andalucía.

En este sentido, Ortega ha destacado la "coordinación" entre todas las universidades para poner en marcha las medidas educativas y sanitarias en los centros "de forma homogénea" y el esfuerzo para planear este curso, en el que llevan cuatro meses trabajando, y donde ha asegurado que "no hay improvisación".

Así, se han rediseñado las guías docentes de cada asignatura, para adaptarlas a los tres escenarios posibles --presencial, mixto y no presencial--, aunque este curso comienza con la modalidad híbrida, con "la máxima presencialidad posible". En cuanto al cambio de modalidad, el presidente ha afirmado que "se pasa en pocos días" y "no creo que sea un problema", ha dicho.

En el ámbito educativo, ha señalado la distribución de grupos de alumnos en turnos rotatorios, la colocación de cámaras en las aulas y en algunos laboratorios y la puesta en marcha de planes de formación para el personal universitarios en educación no presencial, donde ha apuntado que "es mucho más que colgar un Power Point o PDF".

En materia sanitaria, se ha tenido como referentes las guías y recomendaciones de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Universidades, ha dicho Ortega, destacando entre las recomendaciones la ventilación de las aulas.

Así, las universidades han trabajado en el sistema de trazabilidad de estudiantes (con aplicaciones móviles, sistema QR, etcétera) para controlar a los alumnos que puedan compartir aula con un posible positivo. Además, el también rector de la Universidad de Jaén ha apuntado que "se está intentando establecer sitios fijos" para los alumnos, una iniciativa "muy difícil" debido a la naturaleza de estos centros. "Hay que recordar que una universidad no es un colegio", ha recalcado al respecto.

En el caso de detectarse un positivo en una universidad, Ortega ha detallado que se seguirán los protocolos marcados por las autoridades sanitarias, pero que los centros cuentan ya con un equipo COVID específico para cada uno, un plan de actuación adaptado a las circunstancias individuales, aulas de aislamiento COVID, "se están realizando pruebas serológicas a los profesores" y "nos comprometimos a potenciar la aplicación Radar Covid", ha explicado.

Así, las universidades, donde será obligatorio el uso de la mascarilla en las clases, en palabras del presidente, "somos un canal de concienciación para los jóvenes". "Tenemos la obligación y corresponsabilidad de trasladar un mensaje de concienciación ciudadana", y "vamos a hacer todo lo posible", ha dicho.

Por último, ha destacado que "todo esto cuesta mucho dinero" y que la financiación que van a percibir, prevista de hacerse pública en la próxima semana, espera que "compense los gastos extras". En este sentido, ha aludido a la reunión mantenida con la Consejería de Salud y Familias, quien les trasladó que el presupuesto rondaría en torno a los 62 millones de euros, pero que "todavía no está aprobado".

En este sentido, "la prioridad está clara", ha afirmado Ortega, al tiempo que ha asegurado que "si hay que destinar dinero de otras partidas se hará" para garantizar que las universidades "son un espacio seguro", ha concluido.

Por su parte, el rector de la Universidad de Málaga ha agradecido la presencia del resto de rectores y les ha pedido colaboración para "defender que la Universidad es un espacio seguro, absolutamente seguro", en el que "hemos trabajado mucho y muy duro para garantizar que el conocimiento se siga transmitiendo", ha dicho.

En esta línea, ha hecho un llamamiento para ayudar también en ese compromiso de la responsabilidad de todos los ciudadanos, ya que, "no solo con el conocimiento y el trabajo de los expertos, sino con la responsabilidad de cada uno de nosotros, es la única forma de salir de esta", ha concluido.

Contador

Para leer más