Publicado 26/03/2021 13:58CET

Andalucía recibe más de 700 proyectos de renovables que suman 21.400 MW de potencia

El consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo.
El consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo. - JUNTA DE ANDALUCÍA

SEVILLA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Andalucía ha recibido en 2020 un total de 706 solicitudes para instalar proyectos de generación de energías renovables en la comunidad, que suman una potencia instalada de 21.401 megavatios (MW), de los cuales el 92% corresponden a plantas fotovoltaicas, con lo que esta tecnología pretende aportar 19.905 MW.

Estos datos constatan el "enorme potencial" de la comunidad andaluza para albergar y desarrollar este tipo de iniciativas, que contribuyen a consolidar un modelo energético neutro en carbono en el que Andalucía aspira a jugar un papel de liderazgo.

Así lo han destacado el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, y el comisionado para el Cambio Climático y Modelo Energético, Juan Manuel Muñoz, en el acto de presentación del especial La Transición Energética en Andalucía de ABC de Sevilla.

Junto a la fotovoltaica (para la que se han presentado 650 iniciativas), el interés de los promotores 'verdes' se centra en los parques eólicos, con 50 proyectos presentados y una potencia instalada de 1.348 MW, seguidos por la biomasa, con cuatro centrales proyectadas que suman una potencia instalada de 138 MW, según datos de la Dirección General de Energía.

El objetivo del Gobierno andaluz es "posicionar a Andalucía como una región de referencia en la transición energética", pero ello debe ir necesariamente acompasado de un crecimiento económico y empresarial de esta actividad, en la que ya trabajan 1.500 empresas y de la que dependen unos 50.000 puestos de trabajo. El año pasado, el sector de las energías renovables invirtió 750 millones de euros en la comunidad andaluza, creó 3.000 empleos vinculados a la construcción de nuevos proyectos, e incorporó 887 MW de potencia instalada verde.

Un avance estrechamente ligado a la tecnología fotovoltaica, que sumó catorce nuevas plantas de más de 10 MW, y que alcanza ya una potencia instalada de 2.672 MW, tras registrar un crecimiento del 50% respecto a 2019.

En lo que va de legislatura, se ha incrementado un 33% la potencia eléctrica instalada en Andalucía, con 2.000 nuevos megavatios renovables, hasta alcanzar los 8.103 MW de potencia instalada verde.

El autoconsumo es una de las líneas a potenciar en el futuro. En Andalucía hay ya cerca de 11.000 hogares y empresas que disponen de este tipo de instalaciones, que suman una potencia total de 127 megavatios (MW). Esto supone que en solo un año se ha multiplicado por 3,5 veces la potencia fotovoltaica conectada a red (36 MW en 2019) y que en 2020 ha experimentado un crecimiento del 250% en comparación con el ejercicio anterior.

El consejero ha considerado que para aprovechar los recursos naturales de los que dispone Andalucía, como su nivel de irradiación solar, y el interés de los promotores renovables, es imprescindible desarrollar en paralelo las infraestructuras energéticas necesarias para poder evacuar la energía, un compromiso que debe atender el Gobierno central a través de la empresa responsable de la red de transporte, REE.

En este sentido, Bravo ha apuntado que la propuesta de los compromisos de inversión recogidos en la planificación energética vinculante 2021-2026 que ha trasladado el Gobierno de España no da respuesta a las necesidades que presenta Andalucía.

Por esta razón, ha indicado que la Agencia Andaluza de la Energía está ya trabajando en las alegaciones que presentará la Junta antes del 21 de abril para solicitar al Ejecutivo central que priorice y potencie el desarrollo de la red de transporte en los emplazamientos con mayor potencial renovable, como es el caso de Andalucía, para que contribuya también a su crecimiento socioeconómico.

"La planificación energética es la autopista para que los proyectos de renovables se realicen. El potencial bruto de Andalucía es de 300.000 MW, 2,7 veces la potencia de generación instalada en España. Por eso, desde la lealtad, pedimos a REE que nos permita desarrollar estas iniciativas, también por el papel de vertebración del territorio que implica", ha explicado Bravo.

El consejero ha apuntado que "los fondos europeos nos van a ofrecer la gran oportunidad para acelerar estos procesos. Europa se ha centrado en dos transformaciones: la digitalización y la verde", ante lo que se plantea "un enorme reto de gestión" para aprovechar todos los recursos. Bravo ha señalado además que las líneas de ayudas en materia energética propuestas por el Ministerio para la Transición Ecológica se orientan a la movilidad sostenible, rehabilitación energética de edificios y para actuaciones en municipios de menos de 5.000 habitantes.

"La revolución verde es un convencimiento pleno, no un discurso. En el mismo, un elemento que consideramos que tenía que estar es el Presupuesto verde, con objeto de intentar medir las políticas presupuestarias y su incidencia" en ese ámbito, ha indicado.

En esta línea, el consejero ha señalado que se está trabajando en el desarrollo de un marco financiero sostenible para captar una parte de los más de 2.800 millones de financiación de los mercados a través de bonos sostenibles, como muestra del compromiso con esa revolución verde, ha concluido.

Contador