Publicado 25/01/2016 17:51CET

CCOO, en contra del cierre de 23 sucursales de la red de BMN-CajaGranada en Granada y Jaén

Oficinas comerciales de BMN en Madrid
RAFA MARTIN/EUROPA PRESS

GRANADA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El sindicato CCOO se ha posicionado este lunes en contra del cierre, en febrero, de un total de 23 sucursales de la red de BMN-CajaGranada en las provincias de Granada y Jaén.

El responsable de la Sección Sindical de CCOO en BMN, Ramón Guirao, ha señalado que, aunque este proceso no suponga una reducción de personal, los afectados --que son unas 64 personas en Granada y Jaén-- se quedan con menos opciones, ya que "cada vez es más difícil recolocar a la plantilla".

En un comunicado, Guirao ha apuntado que el repliegue de los servicios centrales y la "externalización" de otros servicios "merma las garantías laborales".

El representante sindical ha explicado que la representación laboral no ha sido informada de los motivos de este nuevo proceso, y ha asegurado que los cierres afectan a "oficinas rentables, que generan beneficios, y que ofrecen un doble servicio: el mantenimiento de la clientela y del empleo".

Por ello, Guirao ha considerado que los cierres "perjudican la estabilidad y el futuro del banco" y ha recordado que "los compromisos de ajustes con el FROB --actual propietario-- ya se cumplieron con creces en el año 2014".

Según BMN, esta decisión responde a una "serie de ajustes" que "no conlleva merma de personal" y que responde a un "proceso de optimización" derivado de la situación del sector financiero. Pero para CCOO "esto no se corresponde con la realidad", ya que con el cierre de centros operativos que atienden a sectores y localidades que siempre han sido prioritarios para CajaGranada quedan desatendidas (La Peza, Güéjar Sierra, Cájar o Arenas del Rey entre otras).

CCOO ha lamentado que la "exclusión financiera" que BMN manifestó, en palabras de su consejero Antonio Jara, "nunca se produciría en los territorios históricos", ha dejado de tener valor. Y ha recordado lo sucedido en la Alpujarra granadina el pasado año, "desatendiendo a la población de numerosas localidades con el cierre de oficinas".

Además, según el sindicado, "la desaparición de estos centros genera a la entidad una pérdida de recursos y beneficios que impide el mantenimiento de su actual volumen, por lo que ir contracorriente carece de sentido, y pone en riesgos el mantenimiento del empleo".