Actualizado 22/04/2012 21:30 CET

Desestimado el recurso de Oleícola Jaén contra el precinto municipal de parte de sus instalaciones

La orujera recurrirá la sentencia, que "enquista aún más el conflicto", y reclama a la Administración que le costee el traslado a otra ciudad

BAEZA (JAÉN), 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número dos de Jaén ha desestimado el recurso presentado por la orujera Oleícola Jaén contra la decisión adoptada en diciembre de 2010 por el Ayuntamiento de la localidad jiennense de Baeza, gobernado por Leocadio Marín (PSOE), de clausurar partes de la planta ubicadas en ese término municipal ya que, según el Consistorio, no contaban con los permisos oportunos.

De esta manera, la sentencia, fechada este pasado día 18 de abril y a la que ha tenido acceso Europa Press, da la razón al Ayuntamiento, ya que considera probado que "las siete instalaciones que fueron objeto de la clausura no cuentan con la oportuna licencia de apertura", de forma que "sólo dos secaderos cuentan con la preceptiva autorización municipal", y, por eso, la decisión municipal fue "ajustada a Derecho".

Sin embargo, fuentes de Oleícola Jaén han confirmado a Europa Press que van a presentar un recurso de apelación contra esta sentencia ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), ya que, aunque lo acatan, no comparten el fallo de la misma, puesto que, en su opinión, la actividad de la orujera está "perfectamente regularizada e inspeccionada, como cualquier otra empresa andaluza del sector", de modo que insisten en considerar como "no ajustada a Derecho" la suspensión parcial de su actividad ocasionada por esos precintos.

Al hilo de ello, las mismas fuentes han señalado que el cierre de parte de sus instalaciones "ha mermado considerablemente la capacidad productiva de Oleícola Jaén", y el dinero que han empleado para "la legítima defensa de sus intereses en los tribunales", así como para intentar trasladarse a otra localidad "han agotado la capacidad de la orujera para generar recursos".

En este sentido, consideran que el fallo, "lejos de solucionar el problema, lo enquista aún más", ya que "obliga a la empresa a solicitar un cien por cien de la financiación que posibilite la reubicación" en otra localidad de dicha empresa.

En esta línea, desde la orujera han criticado la "desacertada e inoportuna" medida adoptada en 2010 por el equipo de gobierno de Leocadio Marín, que "ha provocado daños económicos a la compañía, ha puesto en riesgo la viabilidad de su proyecto empresarial y su capacidad para mantener los puestos de trabajo y no ha contribuido al interés general de los vecinos".

Por todo ello, el gerente de Oleícola Jaén, Luis Carlos Morillo, ha anunciado en un comunicado que su empresa "continuará dedicando, como lo ha venido haciendo hasta el momento, todos los recursos a su disposición para lograr el traslado" de Baeza, si bien ha reiterado que, para ello, necesita que la Administración financie la totalidad de los gastos del traslado. Con el propósito de "facilitar el acuerdo", ha aseverado que su empresa mantiene su "mano tendida" al Consistorio de Baeza.