Actualizado 31/05/2007 17:40 CET

Granada.- La Fundación Francisco Ayala recibe la primera parte de su legado, un centenar de libros dedicados

GRANADA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Francisco Ayala recibió hoy de manos del propio escritor la primera parte de su legado, un centenar de libros, en su mayoría primeras ediciones dedicadas por sus autores, amigos personales de Ayala, como Borges, Guillén, Alberti, Cortázar o Aub, entre otros.

En el palacete Alcázar Genil de la capital granadina, la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, formalizó ante el notario Luis de la Higuera la aceptación por la Consejería de la primera parte del legado, que cuenta también con objetos de especial valor simbólico como una de sus primeras máquinas de escribir.

La fundación ha recibido además los títulos académicos originales de Ayala, el de Bachillerato en el Instituto de Granada y los dos de licenciado y doctor en Derecho, expedidos en Madrid durante la República, el segundo de ellos firmado por Fernando de los Ríos como Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes.

Además, la fundación ha recibido un cuadro de Miguel Rodríguez-Acosta (Premio Miguel de Cervantes) y una estatuilla de Joan Miró (Premio Príncipe de Asturias), entre otros objetos conmemorativos de premios o distinciones, así como algunos objetos personales como cartas dirigidas a él por personalidades como Jorge Guillén y Albert Camus y una colección de fotografías.

En el acto, que contó con la presencia del escritor granadino, el Instituto Cervantes y la Fundación Ayala han establecido un acuerdo de intenciones con el propósito de difundir la obra de Ayala en la red de centros del Instituto Cervantes, especialmente en las ciudades relacionadas biográfica o literariamente con el autor, según explicó el director del Instituto, César Antonio Molina.

De hecho, el centro del Instituto Cervantes en Estocolmo y su biblioteca, dedicada a Francisco Ayala, se convertirán en lugar estable para la difusión de su obra, a través de la organización de mesas redondas, conferencias, proyecciones audiovisuales y publicaciones, así como de la dotación exhaustiva de un fondo bibliográfico apropiado.

El Instituto Cervantes y la Consejería firmaron también un acuerdo para la exhibición en los centros del Instituto de la exposición 'De mis pasos en la tierra', producida por el Centros Andaluz de las Letras con motivo del Centenario de Francisco Ayala, que fue proyectada por Luis García Montero y diseñada por Juan Vida.

EDICIÓN SONORA DE SU OBRA

Entre las iniciativas comprometidas, la Consejería, a través del proyecto Biblioteca Virtual de Andalucía, se propone realizar una edición sonora de la obra narrativa de Ayala, que se difundirá a través de Internet, para lo que se ha firmado el contrato de edición.

La propuesta cuenta con el beneplácito del autor, quien, según explicó su mujer, la hispanista Carolyn Richmond, se ha convertido en un "experto" en este sentido, ya que ha escuchado de forma íntegra una grabación de El Quijote, con motivo del IV centenario de su publicación, ya que "con la edad la vista empeora".

En este sentido, Richmond aseguró que será un "buen asesor" del proyecto porque Ayala es, pese a su edad, un "hombre moderno" que se adapta a las nuevas tecnologías, indicó su mujer, que ha guardado durante muchos años los documentos y objetos que formarán parte ahora de la Fundación Francisco Ayala.

El escritor aseguró estar "conmovido", ya que, en su opinión, "he abusado del tiempo, de la vida más allá del límite razonable y ese abuso es el que está trayendo tanto cariño que a mí me resulta inesperado".

Entre risas, manifestó que "no hay derecho a lo que hacen ustedes, al echar sobre un viejo que se cae esta carga de generosidad" que, según dijo, "no sé cómo soportar, la emoción me lo está impidiendo".

Ayala, que se hospeda estos días en el Hotel Palacio de los Patos de la capital, se refirió a las estatuas que presiden la entrada del mismo, ubicado junto al colegio de su infancia. "Estoy feliz de volverlos a ver", relató, "pero si yo estoy durando mucho, ¿y estos patos?" bromeó.