Actualizado 20/08/2007 20:14 CET

Granada.-Medio ambiente refuerza las poblaciones de aguilucho cenizo en la provincia con la liberación de 143 ejemplares

GRANADA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente ha liberado un total de 143 ejemplares de aguilucho cenizo en la provincia de Granada desde la puesta en marcha en 2004 del Programa de Conservación de esta rapaz con el objetivo de mitigar la merma de sus poblaciones por la acción del hombre, ya que según los últimos censos, la población de este ave en Granada y Málaga es de unas 30 parejas.

En total, en Andalucía se han liberado en estos tres años 215 ejemplares, todos ellos en Granada y también en Málaga, provincia donde el número de estas rapaces llega hasta un centenar de parejas, según el último censo, según informó la Junta en un comunicado.

Con esta medida se persigue un doble objetivo: liberar con garantías a una serie de polluelos, que en su mayoría proceden de la Red de Centros de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA), y reforzar por otra parte las poblaciones de esta especie en lugares que, como consecuencia de los fracasos reiterados en su reproducción, como ocurre en la provincia de Granada, han abandonado esas zonas.

La liberación de estos pollos se ha desarrollado en tres campañas de campo. En 2004 se liberaron 26 ejemplares y en 2005 fueron 46, todos ellos en la provincia de Málaga. El año pasado las sueltas se llevaron a cabo en varios municipios de la provincia de Granada, donde se liberaron 143 ejemplares de esta especie.

Esta suelta, que se ha realizado de manera escalonada, se lleva a cabo usando técnicas de 'hacking' o crianza campestre controlada que también se emplea en la reintroducción de otras rapaces como el águila imperial ibérica en Andalucía. Este método de suelta optimiza la adaptación paulatina de los pollos a la libertad, supliendo la ayuda que les facilitan sus progenitores.

Con el 'hacking' se pretende reproducir en lo posible las condiciones normales de desarrollo de los pollos en la naturaleza, alimentándoles mediante sistemas que eviten el contacto con el ser humano en unas instalaciones diseñadas expresamente para ello y emplazadas en un hábitat propicio para la reproducción.

DESTRUIDOS POR LA MAQUINARIA DE SIEGA.

Desde el año pasado la Consejería de Medio Ambiente cuenta en esta iniciativa con el apoyo del Zoo Botánico Jerez, centro donde se incuban huevos y se crían pollos durante los primeros días de vida hasta que pasan su etapa más crítica --unos cinco días--. Gracias a la colaboración del Zoo Botánico Jerez, se están sacando adelante aquellas nidadas en huevos que corrían peligro de ser destruidos por la maquinaria que lleva a cabo labores de siega.

El aguilucho cenizo, que visita la Península Ibérica para reproducirse, selecciona de forma prioritaria los cultivos de cereal para dicha actividad. Ello ocasiona que la especie registre uno de los mayores índices de mortalidad por acción indirecta del hombre, debido a la recolección mecanizada del cereal de periodo corto.

El objetivo que se pretende alcanzar con el desarrollo de este plan de actuaciones pasa por aumentar la supervivencia de la especie, manteniendo una población sana y estable con expectativas de viabilidad a largo plazo, intentando dar remedio a los grandes esfuerzos humanos que se vienen realizando en las campañas de salvamento, a lo largo de esta última década.

Durante el siglo XIX las poblaciones europeas sufren un gran descenso en muchas regiones, recuperándose en la primera mitad del siglo XX. Sin embargo, a partir de 1950 la especie sufre una regresión drástica en muchos países por causas poco conocidas. En la península Ibérica en los últimos 20 años se ha producido una importante regresión. La especie se encuentra catalogada como 'vulnerable' en toda la Unión Europea, según el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados.