Actualizado 27/07/2007 19:27 CET

Granada.-PP, en contra de regular el uso de Los Cármenes, que niega al 74, pese al llamamiento a la "razón" de PSOE e IU

GRANADA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Granada (PP) votó hoy en contra de regular el uso del estadio municipal de Los Cármenes, donde no podrá jugar el Granada 74, único equipo de la ciudad en Segunda División A, pese al llamamiento a la "razón" que PSOE e IU hicieron en una moción que presentaron de forma conjunta y que no prosperó.

El primer pleno ordinario del Consistorio de la capital, tras las elecciones de mayo, contó con gran expectación sobre todo por ese punto, el 170 del orden del día, que congregó en el salón de plenos a seguidores del Granada 74 y también del histórico de la ciudad, Granada C.F.

Era previsible que no se llegara a ningún acuerdo, dada la mayoría con la que cuenta el equipo de gobierno 'popular' y las reiteradas negativas a ceder el estadio al 74, que ha hecho el Ayuntamiento en los últimos días.

Tanto PSOE como IU solicitaron "criterios razonables" al equipo de Gobierno municipal, si bien antes aclararon que "no defienden, ni apoyan" proyecto empresarial alguno, sino tan solo "los intereses de la ciudad".

El concejal socialista Juan López Domech reiteró el apoyo del PSOE al Granada C.F., pero advirtió al concejal de Deportes, Juan Casas, de que el Ayuntamiento "no puede tener equipo" como tal y su deber es gobernar para que primen los intereses de la ciudad, al margen de los "sentimientos".

En la misma línea se posicionó la portavoz de IU en el Ayuntamiento, Lola Ruiz Domenech, quien acusó al equipo de Gobierno de "confundir desde su sillón lo público con lo privado", hecho que genera una situación que "no beneficia a nadie".

La edil de izquierdas aseguró que "se ha dejado que sean dos presidentes de clubes los que rijan el uso de las instalaciones públicas", en alusión a los dirigentes del Granada C.F. y del Granada Atlético, que sí juegan en Los Cármenes.

CLAMOR CIUDADANO.

"Es un clamor ciudadano" que se permita al Granada 74 jugar en Los Cármenes, subrayó Ruiz Domenech, que achacó la imposibilidad a la que hace referencia el PP a su "falta de voluntad política" para permitirlo.

El socialista subrayó que "a la ciudad le conviene aprovechar la oportunidad" de contar con un equipo de fútbol en Segunda División A, para lo que sería necesario una regulación sobre las instalaciones en beneficio de la ciudad, al margen de quien "monta un show mediático" o de quien pretende "demonizar al que no opina como él".

El concejal de Deportes, Juan Casas, que se opuso a la propuesta, consideró que es "extraño" el comportamiento de Marsá, sobre el que "la historia nos dice que cíclicamente ese señor va haciendo huelgas de hambre". Demandó "conocer el proyecto" y le acusó de que "para hacer cantera compre un equipo profesional".

Pidió a los portavoces de PSOE e IU que les indicaran un solo campo en el que jueguen tres equipos a la vez. "No existe porque no es aconsejable", precisó, al tiempo que cuestionó la viabilidad del proyecto de Marsá y recriminó al PSOE que en campaña respaldara al Granada C.F. y ahora "no lo haga", en su opinión.

López Domech instó a Casas, que previamente se preguntó "qué intereses esconde Marsá", a señalar proyectos deportivos que "tal y como está el mercado, no escondan detrás determinados intereses, en función de movimientos empresariales".

Las respuestas del edil 'popular' sólo sirvieron, según la oposición, para "marear la perdiz", ante lo que consideraron una "dejación de funciones" puesto que corresponde al pleno del Ayuntamiento decidir el uso de una instalación que es de su propiedad.

La moción fue rechazada al votar en contra el PP, con 16 ediles, y a favor PSOE e IU, que suman 11. Los ciudadanos asistentes a la sesión plenaria, algunos de ellos con equipaciones de los clubes, fueron desalojados pacíficamente al final del debate, tras mostrar su disconformidad con la posición adoptada por el Ayuntamiento de la capital.

Momentos después, el presidente del Granada 74, Carlos Marsá, que permanecía en la plaza del Carmen en huelga de hambre desde el pasado miércoles, anunció que abandonaba su protesta tras conseguir su primer objetivo: tener un campo en el que jugar. Será el Escribano Castilla de Motril, Ayuntamiento que ya ha firmado, según Marsá.