Piden hasta 12 años de prisión para tres acusados de secuestrar a un joven

Publicado 11/06/2015 6:11:33CET
Edificio de la Audiencia de Córdoba
EUROPA PRESS/ARCHIVO

Pedían a cambio un total de 100.000 euros, una furgoneta y cien gramos de cocaína

CÓRDOBA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba prevé acoger este jueves el juicio a un matrimonio y un hombre, acusados de la supuesta comisión de un delito de secuestro con la agravante de abuso de confianza y un delito de tenencia de armas prohibidas, tras supuestamente secuestrar a un varón en la localidad cordobesa de Baena, por el que pedían a cambio 100.000 euros, una furgoneta y cien gramos de cocaína. La Fiscalía solicita para ellos penas de hasta 12 años de prisión.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, antes del 28 de octubre de 2012 los procesados supuestamente se concertaron para secuestrar al hombre y exigir una cantidad de dinero a su familia a cambio de la liberación.

En este sentido, sobre las 0,00 horas del día 29 de octubre de 2012 comenzaron el plan, de manera que los dos varones, "aprovechando que eran personas conocidas" de la víctima, la abordaron cuando entraba en su coche, de tal forma que uno de ellos lo empujó al asiento del copiloto, mientras que el otro subió a la parte trasera del vehículo.

Una vez dentro del coche, le dijeron que su padre tenía una deuda con uno de los acusados y "querían darle un susto para que pagara". Así, salieron de Baena dirección Córdoba y durante el recorrido los procesados llevaban a la vista una pistola con cargador, pero sin munición, y que ambos "se pasaban" para que la víctima "pudiera verla en todo momento y se acobardara".

Posteriormente, le taparon la cabeza con un jersey para que no pudiera ver a dónde se dirigían. Tras circular durante una hora, se detuvieron y encerraron al hombre en una nave, donde permanecieron con él toda la noche. Al día siguiente, los secuestradores supuestamente presionaron a la familia exigiéndole el pago de 100.000 euros a cambio de ponerle en libertad sin hacerle daño, al tiempo que le pidieron al padre que transfiriera la titularidad de una furgoneta de su propiedad y cien gramos de cocaína a cambio de la libertad de su hijo.

Al día siguiente, 30 de octubre, para conseguir la entrega de lo solicitado, la esposa de uno de los procesados se desplazó a la casa de los padres del secuestrado, donde se encontró con la madre y le dijo que su marido tenía que "dar el dinero, que se habían llevado a su hijo, pero que no le iban a hacer nada".

ENCUENTRO EN UNA GASOLINERA

Tras ello, los dos varones acusados acordaron con el tío de la víctima que el pago de lo exigido se haría en una gasolinera de la carretera N-432, a la entrada de Córdoba, y que después de recibir el dinero, la furgoneta y la cocaína liberarían al sobrino.

De este modo, la mujer procesada fue a casa del tío, subió a la furgoneta y le dijo que se dirigiera a la gasolinera, donde estaba la víctima. Mientras, a las 22,00 horas de esa noche, los dos secuestradores si dirigieron al punto de encuentro.

No obstante, cuando el tío y la acusada llegaron, los otros dos fueron sorprendidos por los agentes en un dispositivo de la Guardia Civil, al tiempo que los detuvieron y liberaron al hombre.

Por estos hechos, la Fiscalía pide una pena de diez años de cárcel para los dos varones procesados y nueve años para la mujer, por el delito de secuestro. Igualmente, solicita otros dos años más de prisión para los hombres por tenencia ilícita de arma prohibida.