Actualizado 06/04/2010 21:19 CET

Piscifactoría de Riofrío recupera la normalidad tras los vertidos, que le han provocado daños por 100.000 euros

GRANADA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La piscifactoría Sierra Nevada de Riofrío (Granada), dedicada a la producción de caviar ecológico, está recuperando la normalidad tras sufrir los efectos de los vertidos provocados por las obras del AVE a su paso por Loja que le han provocado daños, a falta de una estimación definitiva, por valor de 100.000 euros.

Según explicó a Europa Press el gerente de la compañía, Diego Pozas, los vertidos ocasionaron que el Río Salado, que abastece a la piscifactoría, llevara a las instalaciones una especie de líquido "de color blanco" que motivó que la empresa lo denunciara el pasado mes de diciembre ante la Guardia Civil, lo que produjo el inicio de una investigación judicial.

Actualmente, la piscifactoría está analizando sus aguas, si bien ya ha descartado que alguno de los esturiones haya resultado afectado. La presencia de vertidos provocó que el nivel de aguas de las instalaciones bajara --puesto que sólo se permitió la entrada al otro de los arroyos de los que se nutre-- y que los animales no pudieran ser alimentados adecuadamente. "Eso impide que crezcan y supone una merma económica y de productividad que a la espera de ser verificada es de unos 100.000 euros", explicó Pozas.

La empresa piscícola actuó con rapidez y consiguió aislar el agua contaminada de la que no tenía residuo alguno, por lo que ahora ya ha recuperado la normalidad y espera que no se produzcan más daños que puedan generar un déficit en la producción de caviar prevista para este año, de entre 2,5 y 3 toneladas, una cifra "algo superior" que la del año pasado.

El pasado 31 de marzo la Consejería de Medio Ambiente anunció, a través de la Agencia Andaluza del Agua, que ha incoado expediente sancionador por falta grave a las empresas responsables de las obras del AVE por la acumulación de tierras contaminadas en una zona próxima al arroyo de la Viñuela (en Loja), que provocaron su contaminación.

La Administración andaluza comunicó entonces la resolución del expediente sancionador a la Unión Temporal de Empresas responsable de los hechos, en el que además se le impuso una multa por falta grave, que podría llegar hasta los 30.000 euros.

El expediente también incluía la obligación de abonar los daños ocasionados al Dominio Público Hidráulico, así como la de retirar las tierras contaminadas procedentes de la extracción por parte de la tuneladora que puedan aún continuar amontonadas y limpiar la zona de almacenamiento, al tiempo que prohibía que se pudieran volver a almacenar en el lugar donde hasta ahora se procedía a su acopio.