Los promotores inmobiliarios dicen que la apuesta exclusiva por las VPO no acabará con la crisis en la construcción

Actualizado 06/06/2008 20:05:57 CET

Fadeco dice que la solución "a corto plazo" para por el "desbloqueo del nuevo marco normativo urbanístico"

CÓRDOBA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una apuesta exclusiva por las viviendas de protección oficial (VPO) no acabará con la crisis que atraviesa el sector de la construcción, según las conclusiones alcanzadas en el II Congreso Andaluz de Promotores Inmobiliarios, celebrado hasta hoy en Córdoba y organizado por la Federación Andaluza de Promotores Inmobiliarios, Fadeco Promotores.

Según informó hoy la organización de dicho congreso, cuyo objetivo era "buscar, con ayuda de las administraciones y entidades financieras, posibles soluciones" a dicha crisis del sector inmobiliario y de la construcción, hay que partir de la base de que ahora se atraviesa "una situación macroeconómica general inestable", después de una etapa de crecimiento que, "en los últimos diez años ha estado sustentado en gran parte en el sector de la construcción, que ha creado riqueza vía empleo y aportación de recursos a las administraciones, principalmente en el ámbito fiscal, sin que otros sectores estén preparados para tomar el relevo".

En concreto, el sector de la construcción sufre una "crisis de demanda, propiciada por el estrangulamiento financiero", además de por "cambios muy importantes en el marco urbanístico que han generado una paralización total de la producción de suelos nuevos", a lo que se suma "una Ley del Suelo que ha inducido a las entidades de crédito a no financiar nuevos desarrollos urbanísticos, por el cambio en los criterios de valoración del suelo".

Junto a ello, se ha producido "un encarecimiento de todos los costes, por las cada vez mayores exigencias de calidad y de las compañías suministradoras y por los elevados costes del suelo", mientras que, paralelamente, hay "un descenso en la capacidad de compra de viviendas, por sus elevados precios y por la inestabilidad económica futura", aunque, de forma simultánea, "existe una demanda estable de (400.000 a 450.000) viviendas que hay que atender".

Para salir de esta situación, los promotores inmobiliarios andaluces consideran que "hay que tomar medidas" inmediatas, "sobre todo en materia legislativa, que deben tener la condición de flexibilidad y seguridad", pues Fadeco parte de la premisa que la salida de la crisis general pasa por la revitalización del sector de la construcción, algo que, según las conclusiones del congreso hoy culminado en Córdoba, no se consigue con "las ayudas a la producción únicamente de VPO", porque "no existe suelo preparado y urbanizado para ello".

Además, "los nuevos desarrollos, con el 40 por ciento o más de viviendas protegidas, son muy caros y muy lentos", resultando "inviables si no se comparten gastos con las viviendas libres", es decir, "hay que plantear soluciones conjuntas para la vivienda libre y protegida", ya que "las reservas de suelo para vivienda protegida son un mecanismo dependiente de la vivienda libre a efectos de urbanización", siendo conveniente recordar también que las VPO "no satisfacen la necesidad de viviendas de una parte importante de la población".

Por otro lado, las conclusiones del congreso de promotores inmobiliarios determinan que "la inversión en infraestructuras es una solución corta, ya que el empleo inducido directa o indirectamente es muy inferior, por cada euro invertido", y "la revitalización de otros sectores es, cuando menos, lenta y seguramente de resultados inciertos", sobre todo "cuando no han crecido en tiempos de bonanza".

SOLUCIÓN A CORTO PLAZO.

De este modo, "la única solución a corto plazo, para evitar que la situación actual se deteriore con efectos a varios años, es desbloquear el sector de la construcción" mediante acciones que, precisamente, permitan la "estabilidad y desbloqueo del nuevo marco normativo urbanístico y de las valoraciones del suelo".

También sería preciso, según las conclusiones alcanzadas en el congreso organizado por Fadeco, promover la "ralentización de los requisitos de calidad en la vivienda, ante la imposibilidad de pagar sus costes, o bien conceder subvenciones importantes a su implantación".

De igual modo se requiere una "vuelta a la normalidad del sector financiero, colaborando en la reestructuración de la deuda de las empresas", junto con una "reducción del coste de las administraciones, que les posibilite sobrevivir con menores ingresos derivados del sector inmobiliario".

Finalmente, debería producirse una "disminución de las exigencias de las compañías suministradoras, cada vez más caras y de mayor alcance" y apostar por la "creación de viviendas 'semiprotegidas' (precio tasado o similares), que permitan atender a un segmento intermedio de la población".

MEDIDAS INTERNAS.

En cuanto a las medidas que, según las conclusiones del congreso de promotores inmobiliarios, debería adoptar las dicho sector para afrontar la crisis que le afecta, las empresas de la construcción pueden "optar" por hacer "análisis exhaustivos y control de costes", por la expansión hacia otros mercados", por llevar a cabo fusiones y uniones temporales de empresas", o por realizar "un uso intensivo de tecnología".

En resumen, se trata de conseguir la "vuelta a la confianza en el sector de la construcción, que ha asumido el protagonismo en el desarrollo económico de España", papel éste que se ha visto "obligado a dejar" por "la conjunción de una serie de elementos" que se califican como "tormenta financiera". De modo que, "salir de la situación actual requiere medidas, y si son directas sobre el sector de la construcción sus efectos serían más inmediatos".