El sector inmobiliario, el que más empleo ha creado en Andalucía este año, según Adecco

Publicado 18/12/2018 9:51:41CET

SEVILLA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El sector inmobiliario en Andalucía es el que más ha crecido en empleo este año, con un 59,7 por ciento más de nuevos puestos de trabajo que en 2017, según el 'VI Monitor Anual Adecco de Ocupación'.

En concreto, ocho de las once ramas de actividad han mostrado en Andalucía un incremento interanual del empleo. Los mayores incrementos han correspondido a Actividades inmobiliarias (+59,7%, equivalente a 9.200 empleos), Construcción (+15%; 25.300 nuevos puestos de trabajo) y Actividades profesionales (+7,9%; 21.100 nuevas contrataciones).

El Comercio y la Hostelería concentran el 32,1 por ciento del empleo total, seguidas por Administraciones Públicas y servicios sociales (24,2%) y Actividades profesionales (9,5%).

Andalucía es la cuarta con mayor peso del Comercio y Hostelería en el empleo. Por delante se sitúan Canarias (46%), Baleares (45,8%) y la Comunidad Valenciana (33%).

Andalucía también se coloca en cuarto lugar en Agricultura, ganadería y pesca (con un 6,6% del empleo de la comunidad), y en el quinto puesto en Administraciones Públicas y servicios sociales (el 21,8% ya indicado). En el primer caso, son Extremadura (14,2%), la Región de Murcia (13,2%) y Aragón (7,2%) las que encabezan las posiciones.

Por la relativamente escasa importancia que tienen en la ocupación andaluza destaca el caso de las Manufacturas, donde Andalucía exhibe la quinta menor proporción. Las Manufacturas aportan el 7,8 por ciento de los empleos en la autonomía andaluza, 4,7 puntos porcentuales por debajo que la media nacional (12,5%) y por encima solo de Canarias (3,2%), Baleares (4,8%), la Comunidad de Madrid y Extremadura (ambas con un 7,4%).

Comparando el número de ocupados último de cada rama de actividad con el del mismo mes de 2008, se advierte que en Andalucía hay seis con un incremento del empleo a lo largo de esos diez años. Son Actividades inmobiliarias (+29,5%), Agua y energía (+20,3%), Información y comunicaciones (+17,1%), Administraciones Públicas y servicios sociales (+15,6%), Actividades profesionales (+13,2%) y Agricultura y ganadería (+6,4%).

Es decir que, si Andalucía aún no ha recuperado el nivel de empleo que tenía antes de la crisis es porque las caídas de las restantes ramas han sido más profundas que estos crecimientos. Las que más han sufrido la contracción del empleo han sido la Construcción (-52,5%), las Manufacturas (-15,1%) y Finanzas y seguros (-12,3%).

La diferente evolución en el empleo ha significado un cambio en la composición de la ocupación andaluza por ramas de actividad. En esencia, la Construcción y las Manufacturas han perdido una participación (6,6 y 1 puntos porcentuales, respectivamente) que ha sido ocupada principalmente por Administraciones Públicas y servicios sociales, Actividades profesionales y Comercio y Hostelería (que han ganado 4,1; 1,4 y 1,1 puntos, respectivamente).

En cuanto a asalariados y no asalariados, la totalidad de los puestos de trabajo creados en los últimos doce meses en Andalucía
corresponde a la primera. En efecto, el número de asalariados ha tenido un incremento interanual de 96.500 personas (+4%), al mismo tiempo que el de no asalariados se ha reducido en 16.600 (-3,1%).

Sin embargo, dentro de cada una de las categorías hay diferencias. Por ejemplo, entre los no asalariados solo ha aumentado el número de empleadores en Andalucía, con un alza interanual de 2.000 personas (+1,2%). Al mismo tiempo, se ha reducido el número de autónomos (-9.500 personas, -2,8%) y el de Otros (miembros de cooperativas y personas que ayudan en el negocio familiar sin remuneración, etc.), que se ha reducido en 9.100 personas (-39,2%).

Entre los asalariados andaluces, ocho de cada diez nuevos empleos se han originado en el sector privado, que ha aumentado la contratación en 79.200 personas (+4,3% interanual). En el sector público el número de asalariados ha crecido en 17.300 personas (+3,1%). El aumento del empleo asalariado privado ha sido mayor que el de la media nacional (+3,3%) pero el ascenso en el empleo público ha sido algo menor que el nacional (+3,4%).

Andalucía es la tercera comunidad donde más ha crecido el peso del empleo público durante la crisis, llegando ahora al 19,3 por ciento del total, 2,6 puntos porcentuales más que en 2008. Solo Extremadura (24,4%) y Asturias (19,7%) tienen mayor proporción de empleo público que la autonomía andaluza. En cuanto al sector privado asalariado, en Andalucía representa el 63,6 por ciento de la ocupación total, 4,3 puntos por debajo de la media nacional (67,9%).

El segmento de no asalariados supone un 17 por ciento del empleo total andaluz, lo que es 1,2 puntos superior a la media nacional (15,8%) y 1,2 p.p. por debajo de su marca de 2008. Sin embargo, desde entonces los autónomos han incrementado su peso en el empleo andaluz 0,6 puntos hasta el 10,9 por ciento. Lo contrario ha ocurrido con los empleadores, que ahora dan cuenta de un 5,6 por ciento de él (0,6 p.p. menos que en 2008) y de las personas en otras situaciones (han bajado 1,2 p.p. hasta el 0,5%).

Dos de cada tres empleos asalariados creados en los últimos doce meses en Andalucía ha sido de carácter indefinido: la contratación de 96.500 asalariados se desagrega en la incorporación de 60.400 personas con un contrato indefinido (+3,9%) y otras 36.300 con uno temporal (+4,3%).

Andalucía es una de las once autonomías donde se ha repetido el patrón español con un alza simultánea de la contratación indefinida y la temporal. A nivel nacional, el grupo de asalariados fijos ha crecido un 3,2 por ciento interanual, mientras que el de temporales lo ha hecho un 3,5 por ciento. En ocho de las once regiones la contratación temporal ha crecido a más velocidad que la
indefinida.

Los poco más de 2,5 millones de asalariados que hay en Andalucía en la actualidad se dividen en 1,62 millones de asalariados con contrato indefinido y 889.000 con contratación temporal.

Para leer más