El teniente general jefe de la Fuerza Terrestre pide que la defensa nacional no cambie "según el color político"

El teniente general jefe del Ejército de Tierra, Juan Gómez de Salazar en el CEU
EUROPA PRESS
Publicado 09/10/2018 15:00:30CET

SEVILLA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El teniente general jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra, Juan Gómez de Salazar, ha hecho hincapié este martes en la importancia de la cultura de seguridad para entender el uso de las Fuerzas Armadas y ha opinado que, "si como en otros países, en España la Defensa fuese una política de Estado y no se modificase según el color ideológico del Gobierno de turno, esta cuestión estaría superada".

Así se ha pronunciado el teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, con Cuartel General en el edificio de Capitanía General de Sevilla, en un coloquio que bajo el nombre de 'Diálogo sobre Sevilla' ha celebrado la Fundación CEU San Pablo Andalucía para tratar varios asuntos de actualidad y dar a conocer a la sociedad el papel del Ejército.

Gómez de Salazar ha lamentado percibir en sectores de la sociedad "una mezcla de indiferencia y desconocimiento" hacia las Fuerzas Armadas, un asunto que afirma le preocupa. "Ojalá no hubiesen los recelos políticos que influyen aquí igual que en otros aspectos del Estado", ha deseado el teniente general, entre los que ha citado la materia de Educación, donde también ese "perjuicio de la clase política" influye.

De esta forma, ha afirmado que "sería fundamental que todos los españoles tuviesen un sentido más amplio de lo que supone el concepto de la seguridad nacional", al cual tiene que darle importancia "cualquier sociedad que pretenda altos niveles de desarollo".

No obstante, ha considerado que en el pasado la imagen del Ejército estaba más deteriorada y que las últimas "misiones de apoyo a la paz", así como las actuaciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en aspectos como la inmigración, han ayudado a mejorar la opinión pública sobre la institución y "que la población vea que los militares valen para algo". "¿Qué producen los militares?, pues producen seguridad", ha reivindicado.

El teniente general ha agregado que esto también se debe a la existencia del pacifismo en sectores de la sociedad, cuyos partidarios ha considerado que "viven instalados en un espejismo que consiste en confundir el deseo de que no se produzcan guerras con la ilusión de que no vayan a producirse".

"No tengo nada en contra de los pacifistas, es más admiro su romanticismo y buenos sentimientos, pero hay que ser realistas", ha subrayado Gómez de Salazar, quien ha hecho hincapié en que la historia y la inseguridad actual generada por el terrorismo demuestra lo contrario a lo que anhela este movimiento porque, a su juicio, "los conflictos armados dependen de la voluntad humana y pueden producirse en cualquier momento y lugar".

En este punto, ha profundizado que al explicar a la sociedad el concepto de seguridad nacional "no se pueden permitir errores" porque, según ha reflexionado, si se cogiera a un ciudadano al azar, este no estaría dispuesto a renunciar a sus derechos a la libertad de movimiento, propiedad privada, o de expresión, "pero, si se le preguntara que estos son posibles gracias a un bien superior que es la seguridad y que este tiene un precio, seguramente se encogería de hombros".

"No somos conscientes de que la seguridad es un bien esencial", ha afirmado el militar, que ha añadido que "la paz no es un esencial, esta es la consecuencia de la seguridad". Así, se ha preguntado cuántos países gozan de paz, pero no disfrutan de los mismos derechos que en España, de entre los cuales ha citado a Corea del Norte.

CATALUÑA

Cuestionado por la impliación del Ejército en el estado político actual en Cataluña, ha asegurado que esta situación, al ser considerada "una amenaza interior", podría formar parte de las misiones de las Fuerzas Armadas, ya que en estas "siempre se ha incluido el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Igualmente, ha explicado que el ejército no solo actúa en el extranjero y ha mencionado la participación de este la semanas posteriores a los atentados del 11-M. No obstante, ha puntualizado que la gestión de la seguridad en Cataluña no le preocupa. "En la situación actual no veo a las Fuerzas Armadas colaborando, es más, veo completamente capacitadas a la Policía Nacional y a la Guardia Civil para actuar sin necesidad de más apoyos", ha manifestado.

LA VUELTA DE LA MILI

Preguntado por la reimplantación de la mili en España, que fue obligatorio hasta que lo suspendiera el Gobierno de José María Aznar en 2001, ha asegurado que "en la situación actual no se puede pretender volver al servicio militar que se ha conocido antes, pero sí alguna solución intermedia".

En este sentido, ha planteado dos premisas para restablecerlo, que serían, en su opinión, la "voluntariedad" para ejercerlo y una duración "bastante más reducida", algo que se puede hacer "si se interpreta el servicio militar con una visión amplia, moderna".

Con este modelo, ha profundizado que "la finalidad --del servicio militar-- sería doble", por un lado "potenciar el patriotismo y la concienciación de defensa nacional", y por otro "prestar apoyo a las unidades permanentes del ejército".

Para apoyar su razonamiento, Gómez de Salazar ha argumentado que ya hay países europeos que están planteandose esta posibilidad, como Alemania o Suecia. De hecho, el Gobierno de Francia ha puesto sobre la mesa en junio de este año una propuesta para instaurar el Servicio Nacional Universal (SNU), una especie de 'mili' cívica que incluiría un mes de formación castrense obligatoria desde "alrededor de los 16 años".