Los transformación de los concecionarios andaluces, reto para hacer frente al nuevo ecosistema de movilidad, según KPMG

Publicado 08/03/2019 14:11:40CET
CESUR.

    SEVILLA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los cambios que está sufriendo la movilidad en todo el mundo tendrán un fuerte impacto en muchos eslabones de la cadena de producción de automóviles y, como no podía ser de otra manera, también en su forma de distribución. En este sentido, los concesionarios andaluces se preparan para el nuevo ecosistema de movilidad, según los resultados de una reciente encuesta recogida en el XX Informe Global sobre Automoción de KPMG.

   "El reto en Andalucía es lograr la transformación de los concesionarios, tan importantes en esta región, en el sentido de reconvertirse en gestores de la movilidad y no solo en vendedores de automóviles, como venían siendo hasta ahora", se destaca en el estudio.

   Estas son algunas de las conclusiones que se han extraído en la jornada 'El nuevo ecosistema de movilidad: una visión del ejecutivo y el consumidor', organizada por la Asociación de Empresarios del Sur de España (Cesur) y KPMG en la que la socia de KPMG, Begoña Cristeto, ha presentado el 'Global Automotive Executive Survey (GAES) 2019', elaborado por la compañía y en la que también ha participado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

   Así y en el caso de Andalucía, la actividad económica de los puntos de venta en 2018 supuso el 3,2 por ciento del PIB regional, equivalente a 6.254 millones de euros, lo que también dio empleo a 17.553 profesionales.

   La combinación de unas condiciones adversas de mercado, junto a la complejidad creciente de la incorporación de nuevos productos y servicios a un ritmo acelerado, conforman el escenario en el que se está viviendo "una de las mayores y más disruptivas transformaciones del sector de la historia reciente".

   No obstante, el sector en España, cuenta con experiencia contrastada y ejecutivos cualificados que han trabajado intensamente para hacer de esta industria "un sector competitivo en escenarios adversos y globales y, está ya trabajando para posicionarse en este nuevo ecosistema de movilidad".

CAMBIO DE TENDENCIAS EN EL CONSUMIDOR

   Según el informe, uno de los aceleradores principales es el cambio de tendencias y hábitos del consumidor, marcados por una mayor demanda de servicios de movilidad, frente a la fórmula tradicional de la propiedad del automóvil lo que le aporta flexibilidad, inmediatez, facilidad de uso, un menor coste total y en general una asignación más eficiente de los recursos disponibles.

   Esto, unido a una mayor concienciación social, que está determinando el avance hacia la descarbonización de la economía exigida y marcada por el regulador, el resultado es la aparición de nuevos vehículos con tecnologías alternativas de propulsión y las restricciones en la movilidad que empezamos a ver en grandes ciudades.

   Unas características que parecen evidenciar que "no habrá una única solución tecnológica". En este contexto, los directivos del sector automoción opinan que el futuro de su negocio pasa por "el desarrollo de diversidad de tecnologías que vendrán determinadas según el país, el uso del vehículo, los recursos disponibles y, sobre todo, la creciente relevancia del regulador".

   Así, a nivel mundial, se estima una distribución bastante equitativa de la fabricación entre vehículos eléctricos de batería (VEB) el 30 por ciento, híbridos el 25 por ciento, vehículos eléctricos de pila de combustible (VEPC) el 23 por ciento y motores de combustión interna (MCI) el 23 por ciento para 2040, con los VEB a la cabeza de la lista, según la encuesta recogida en XX Informe Global sobre Automoción (GAES, por sus siglas en inglés) de KPMG.

   Según lo manifestado por los consumidores a nivel global, los híbridos representan la elección número uno como próximo automóvil, seguidos muy de cerca por los de MCI; mientras que se muestran menos interesados que en ediciones anteriores en los vehículos de batería y en los de pila de combustible.

   Además, la conectividad y la digitalización, asociados a la progresiva implantación del vehículo conectado, se consolida por otro lado, como "la primera tendencia del sector hasta el 2030" y que da paso a nuevos modelos de negocio basados en los datos.

   Para la socia de KPMG en España, Begoña Cristeto, "estamos ante una nueva tormenta perfecta, que sitúa a la industria de automoción ante retos complejos y que obligarán, a diferencia de lo ocurrido en el pasado, a incorporar nuevas capacidades fuera de sus competencias tradicionales, para responder a las demandas de nuevos servicios de un consumidor más exigente.

FUSIÓN DE MOVILIDAD Y LOGÍSTICA

   Las expectativas de un ecosistema conjunto de movilidad y logística están aumentando. Así, un 60 por ciento de los directivos coinciden en que "en el futuro dejaremos de diferenciar entre transporte de personas y de mercancías".

   Los directivos se están concienciando, puesto que el 83 por ciento de ellos asumen que "con el surgimiento de nuevos modelos, las empresas deberán replantearse la necesidad de cooperación para crear un ecosistema de movilidad". Así, la empresa que ofrezca la mejor experiencia de cliente para personas y mercancías probablemente será "la propietaria de la plataforma".

   Por su parte, el presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, Gerardo Pérez, ha indicado al respecto que "el sector está inmerso en un cambio, con retos propios y otros que son comunes al resto de sectores". También ha añadido que en lo que se refiere a los concesionarios, "tenemos que ser capaces de trasladar esos retos a realidades concretas que pasarán, sí o sí, por el cliente".

   Ene ste sentido, ha insistido en que "tenemos que ser capaces de automatizar y digitalizar todos los procesos que no dan un valor añadido al cliente para centrarnos, justamente, en todo eso que sí marca la diferencia en el proceso de compra de un coche. Seguramente esto nos obligue a cambiar cosas en nuestros modelos de negocio, pero lo que sí tenemos claro es que la distribución de vehículos será hecha por los concesionarios".

   De este modo, el concesionario se adaptará a los nuevos tiempos, el fabricante debe ayudar y, si no es capaz de seguir a las redes, permitir su evolución. Con tanta estandarización que el concesionario no puede avanzar al ritmo deseado porque su fabricante no se lo permite.

   KPMG es una red global de firmas de servicios profesionales que ofrecen servicios de auditoría, fiscales, y de asesoramiento financiero y de negocio. Opera en 153 países y contamos con 207.000 profesionales trabajando en las firmas miembro en todo el mundo. En España, más de 3.700 profesionales trabajan en equipo para aportar valor a nuestros clientes desde 16 oficinas situadas en las principales ciudades españolas.

   CESUR aglutina actualmente a más de un centenar de empresas de todos los sectores de actividad cuya facturación agregada suma cerca del 20% del PIB andaluz. Entre sus objetivos principales están el poner en valor el papel de los empresarios en el desarrollo de la sociedad y de las fortalezas de Andalucía en el conjunto de la España autonómica.

Para leer más