6 de junio de 2020
 
Publicado 19/05/2020 18:02:49 +02:00CET

UGT-A valora que la Fiscalía Superior investigue las mascarillas defectuosas del SAS para su personal

Imagen de archivo de mascarillas.
Imagen de archivo de mascarillas. - EUROPA PRESS

SEVILLA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía Superior de la Comunidad Autónoma de Andalucía ha comunicado a UGT Andalucía que llevará a cabo la incoación de Diligencias de Investigación Penal tras la denuncia presentada por el sindicato sobre la distribución de mascarillas defectuosas por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), decisión que adelantó Europa Press el viernes 15.

La Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Andalucía ha expresado su "satisfacción porque se ha tomado en consideración nuestra denuncia ante los reiterados casos de mascarillas en mal estado, proporcionadas a los profesionales de la sanidad andaluza, que se han detectado desde que comenzara la pandemia por Covid-19".

Entre los hechos trasladados por el sindicato a la Fiscalía Superior de Andalucía se refieren a las partidas de mascarillas en mal estado, las mascarillas donadas, estimadas en más de 100.000, y las mascarillas quirúrgicas entregadas en el Área de Gestión Sanitaria Este de Málaga-Axarquía (Agfsema), con fecha de caducidad de 2014, según ha explicado el sindicato a través de una nota.

"No es de recibo que nuestros profesionales hayan estado y estén soportando un día tras otro la falta de medios de protección eficaces contra un virus que está diezmándolos. Las cifras no pueden ser más concluyentes, más de 8.000 afectados, a día de hoy, demuestra la falta de protección eficaz", ha sostenido el sindicato mediante una nota.

"Desde FeSP UGT Andalucía exigimos medidas contundentes que se tienen que tomar desde la Consejería de Salud, que día tras día parece más pendiente de intentar maquillar las cifras que de acabar con esta lacra", ha proseguido afirmando el sindicato.

"A día de hoy nuestros profesionales siguen con déficit de equipos de protección individual (EPI), en muchos casos los tienen que comprar ellos mismos, y además no saben si están contagiados o no, porque los test que se están haciendo tienen una fiabilidad muy pobre. Mientras que todo esto no se solucione seguiremos denunciando donde haga falta para que se tomen las medidas necesarias que den protección y seguridad a nuestros profesionales", ha señalado UGT.

Contador