WWF destaca que el 20% de los atropellos de linces de 2018 sucedieron en dos 'puntos negros' de las carreteras andaluzas

Lince
Europa Press - Archivo
Publicado 17/12/2018 16:58:39CET

SEVILLA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El colectivo conservacionista WWF ha destacado, a modo de balance de 2018 en lo que respecta a casos registrados de atropellos de lince ibérico en las carreteras del país, que el 20 por ciento de los mismos ha sucedido en dos puntos negros en la red de carreteras de Andalucía.

La "buena noticia" es que "gracias a nuestra campaña 'Ni un lince más atropellado' hemos logrado el compromiso del Ministerio de Fomento para repararlos en 2019". A ello se refería, en declaraciones a Europa Press, el responsable del Programa de Especies de WWF España, Luis Suárez, que explicaba recientemente que en una reunión llevada a cabo con la Dirección General de Carreteras se confirmaba el inicio de las obras en la carretera A-4 vinculadas al programa 'Iberlince', mientras que se están tramitando y a punto de licitarse los trabajos en esta vía fuera del proyecto y en la N-420 que une Cardeña y Montoro (Córdoba).

"Hace años que venimos alertando de este problema. Una de las principales amenazas para la supervivencia del lince ibérico son los atropellos en las carreteras: hasta ahora, 2017 ha sido el año con mayor número de linces atropellados, 31 víctimas, pero este año la cifra es muy similar, con 27 linces muertos en las carreteras, y podría ascender antes de que termine el año; no podemos permitir que continúe esta tendencia", expone la asociación en un comunicado.

Los esfuerzos de conservación realizados durante los últimos años para aumentar los linces en libertad y alejar a esta especie de la extinción han sido "exitosos", según WWF, pues la población de este felino ha pasado de 300 ejemplares en 2014 a 600 en 2018.

A medida que la población de lince aumenta, el riesgo de que mueran en las carreteras también crece. Por esta razón, "trabajamos para detectar los puntos negros para el lince en las carreteras y lograr el compromiso de las autoridades para repararlos", sostiene.

"Ya hemos logrado que las obras comiencen en los dos puntos negros en los que han muerto el 20 por ciento de los linces este año. En pocos meses comenzarán las obras en otros tramos peligrosos para este felino. Aunque estas medidas son importantes, necesitamos ser más ambiciosos y buscar una solución integral: pedirle al Gobierno un plan a gran escala de corredores y pasos de fauna en toda la Península. Ése será nuestro siguiente paso", ha agregado el colectivo.