Actualizado 30/05/2008 14:31 CET

Zarrías afirma que los socialistas de Sevilla y Málaga sabrán resolver "sus contenciosos" previos a sus congresos

CÓRDOBA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente primero y consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, opinó hoy, en su condición de secretario general del PSOE de Jaén, que los socialistas de Sevilla y Málaga sabrán resolver sus contenciosos" previos a sus respectivos congresos provinciales.

En declaraciones a los periodistas, Zarrías aseguró que "el PSOE de Sevilla y de Málaga son organizaciones que saben perfectamente como dilucidar sus contenciosos, lógicos de modo previo a un congreso, y, por lo tanto, serán los compañeros de Sevilla y Málaga los que tomen las decisiones oportunas para que el congreso elija a una nueva dirección que sea la encargada de pilotar el partido durante los próximos cuatro años".

En este sentido, Zarrías señaló que los socialistas "en cada provincia tienen sus direcciones y sus mecanismos congresuales, establecidos ya por estatutos, que se pondrán en marcha cuando llegue el momento y seguro que sin ningún tipo de inconveniente, porque, en todo momento y ante cualquier circunstancia, en el PSOE se anteponen los intereses generales a cualquier interés particular".

Junto a ello, Zarrías subrayó que "el PSOE de Andalucía goza de una excelente salud y afronta esta legislatura con la fortaleza suficiente para que los ciudadanos vuelvan a darle su confianza dentro de cuatro años, y eso que le ocurre al PSOE, como reflejan los últimos estudios sobre intención de voto a nivel nacional conocidos ayer, contrasta con esa situación trágica que está viviendo el PP, en donde lo que hay detrás es un quítate tu para ponerme yo, siendo esa la diferencia entre un partido, como el PSOE, donde la democracia interna funciona, y de otro, como el PP, donde la democracia interna brilla por su ausencia".

En cualquier caso, Zarrías dijo que existe una "diferencia sustancial entre el PSOE y el PP, por hablar de los dos partidos más importantes de España, ya que, mientras que en el PSOE las cuestiones se dilucidan mediante el voto secreto de los militantes, en el PP eso parece ser que es imposible, de modo que el PSOE cierra sus crisis y sus congresos de una forma democrática, mientras que el dedo es lo que se impone permanentemente en el PP".