Marc Vigil y Ramón Salazar analizan en Almería la evolución y el auge de las series españolas

Publicado 24/11/2019 16:37:55CET
Marc Vigil Y Ramón Salazar En Una Mesa Redonda En El Fical
Marc Vigil Y Ramón Salazar En Una Mesa Redonda En El Fical - DIPUTACIÓN DE ALMERÍA

ALMERÍA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Marc Vigil, que lleva quince años dirigiendo series en televisión y ahora prepara ya su salto al cine, y Ramón Salazar, a quien le ocurre lo contrario, pues viene del cine pero los últimos años ha trabajado con dos series de enorme éxito en televisión, han analizado la evolución y el auge de las series españolas en la mesa redonda Movistar+ 'El éxito internacional de las series españolas', en el marco de las actividades paralelas del Festival Internacional de Cine de Almería (Fical).

Vigil ha llevado a cabo '7 Vidas', 'Aída', 'Águila Roja' y 'El Ministerio del Tiempo', mientras que Salazar, 'Élite' y Vis a Vis', series de renombre que les han llevado a protagonizar esta mesa redonda este domingo en el patio de luces de la Diputación de Almería, según detalla esta institución en una nota de prensa

En el encuentro, el director de 'Aída' ha manifestado que hace 15 años, cuando empezó a dirigir en televisión, "las series eran como el patito feo del cine", pero "ahora de repente es uno de los principales temas de conversación entre amigos, familia". "El tiempo ha cambiado mucho la forma de hacer las series. Estamos compitiendo con todos los productos internacionales y sobre todo la ventaja de las plataformas que permite que te vean en todas partes, eso cambia mucho", ha ahondado.

Para el exitoso director, antes estábamos con las generalistas y la forma de contar las cosas era única y había que agradar a todo el mundo. "Se está viendo ya desde otras plataformas extranjeras, que están trabajando otros formatos, contenidos o targets. Pero también ocurre algo más, y que siempre como director me he peleado con ello: el espectador está cada vez está más acostumbrado a ver series".

A su juicio, estas antes eran un entretenimiento que ponían en la tele a las 22,30 horas y cuando hacías un capítulo daba la sensación de que tienes que estar repitiendo todo el rato lo mismo para que nadie se perdiese porque la gente se levantaba, se iba a la cocina y eso era atroz. "Ahora la gente consume series, está más habituada, los formatos son más cortos y te permite trabajar y narrar las cosas de otra forma", ha apuntado.

Por su parte, Salazar ha explicado su trayectoria inversa, puesto que viniendo del cine, no tuvo problema en aceptar el reto televisivo. "Me surgió el proyecto de 'Élite', que fue mi primera serie, y en mitad de la primera y segunda temporada de esta serie me llegó 'Vis a Vis', que a mí me gustaba mucho por el reparto de actrices increíbles que tenía y decidí gastar estos dos años cambiando el formato y experimentando la televisión en la que yo no había hecho antes nada", ha declarado.

Sobre qué le ha aportado la televisión, Salazar ha indicado que, sobre todo, "entender otros mecanismos de trabajo" y que es capaz de adaptarse a ellos y que gustan y son diferentes porque tienen otras necesidades. "Sobre todo me gustó la idea de 'Élite' de trabajar con un reparto coral de gente tan joven que no conocía y 'Vis a Vis' me pareció un reto porque era una serie que estaba tan trabajada y formada con su propia idiosincrasia ver qué podía aportarle", ha asegurado.

El director ha afirmado que los tiempos han cambiado, pues "ahora cuando se crea una serie ya no se está preocupado en gustarle a todo el mundo, sino que se respeta el target al que va dirigido". "No tienes que sacrificar o prostituir la idea o concepto inicial de una serie", ha resumido.

Y sobre el potencia internacional, "lo bueno de las plataformas es que tienen los estrenos mundiales y entonces la gente está perdiendo el miedo a la frontera y al idioma. Ya nadie se preocupa si tienen que ver una serie en italiano, en danés o en español. Ese borrado de fronteras hace que cada vez tengamos más posibilidades de llegar un poco más allá con nuestras producciones", ha concluido.

Contador