Actualizado 13/01/2011 16:07 CET

Artistas y amigos recuerdan a Enrique Morente en Barcelona al mes de su muerte

El cantaor Enrique Morente
ALBERT GEA/REUTERS

BARCELONA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Artistas y amigos del cantaor Enrique Morente, con el director del Taller de Músics, Lluís Cabrera, a la cabeza, han recordado este jueves en un acto íntimo al cantaor, que murió en Madrid el pasado 13 de diciembre.

El homenaje, celebrado en el mítico local Jazz Sí, donde el cantaor actuó en numerosas ocasiones, ha servido para presentar algunas iniciativas en torno a su figura y para recordar los vínculos que le unieron a la capital catalana.

El más importante es, quizá, la creación de la primera peña flamenca con su nombre, que nació en 1970 en el barrio del Verdum --hoy Nou Barris-- de la mano de Cabrera y unos amigos y con la ayuda de un "cura revolucionario".

La peña, muy comprometida con los problemas sociales, estuvo dirigida durante ocho años por Juan Manuel Caro; hasta que en 1978 se disolvió por la dispersión de sus miembros, algunos de los cuales se incorporaron al Ateneu Popular Nou Barris.

"Montábamos giras con Enrique por todo el área metropolitana; con Manolo Sanlúcar, con Manolo Cano, con Manzanita... en sótanos y lugares clandestinos", ha recordado divertido Cabré.

En 1989 Morente participó en un seminario internacional que tuvo lugar en Begur, en la masía donde Carmen Amaya pasó sus últimos días y donde se reunió lo más granado del panorama flamenco.

En aquel encuentro de una semana "Morente cambió el chip", ha dicho Cabrera, recordando que todo lo que hizo a partir de 1990 fue "absolutamente rompedor".

Discos como 'Morente-Sabicas', 'Negra, si tu supieras', 'Omega' y la producción 'Max Roach - Enrique Morente', presentada en 1992 en Sevilla, lo convirtieron en un cantaor de riesgo, abierto a la fusión del cante jondo con músicas tan aparentemente alejadas como el rock.

"Era un libertario total, un ácrata", ha asegurado Cabrera, que también ha destacado que a pesar de su categoría el cantaor siempre estuvo dispuesto a colaborar con gente joven.

Cabrera ha remarcado la valentía del cantaor, que hace cinco años se comprometió a sacar adelante una ópera con Enric Palomar impulsada por el propio Cabrera.

Finalmente, el proyecto nunca vio la luz, pero Cabré ha recordado cómo, a pesar de sus dudas y el sufrimiento, siempre se lanzaba, acababa siempre metido "en la boca del lobo".

Uno de los primeros homenajes dedicados a Morente llegará con el XVIII Festival Flamenco Ciutat Vella, que incidirá en el "flamenco empírico"; se juntaran a artistas de todos los orígenes que nunca hayan trabajado juntos para que se "peleen", ha bromeado Cabré.

Seguro de que ése es el "mejor homenaje" que se le puede hacer al granadino, el director del Taller de Músics también ha avanzado que los conciertos que normalmente se realizaban en el patio del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) se trasladarán al nuevo teatro del centro y contarán con artistas jóvenes; "y si puede ser desconocidos, mejor".

También habrá una actuación homenaje a cargo de los Gospel Messengers del Taller de Músics.

Además, la revista 'Sons de la Mediterrània' dedica la portada de este mes al "padrino del flamenco catalán" y el grupo audiovisual Pelai de la Frontera ya prepara un documental basado en la relación entre Morente y la capital catalana.

El acto, al que han acudido, entre otros, Carmen Corpas, Carles Dènia, Miquel Gil, Juan Manuel y Ramon Caro e Ivan Santaeulàlia se ha cerrado con una actuación de un coro flamenco, dirigido por Alba Guerrero, que ha interpretado 'Petenera a cinco voces'.