Actualizado 17/12/2013 21:15 CET

El Ayuntamiento de El Coronil ve "una agresión a los pueblos vecinos" el despido de 66 trabajadores de la base

Imagen de la base áerea de Morón de la Frontera (Sevilla)
EUROPA PRESS

El alcalde de la localidad dice que si esta actitud se mantiene pedirán al Gobierno que se plantee la existencia de la instalación

EL CORONIL (SEVILLA), 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de El Coronil (Sevilla), una vez confirmados y ejecutados los 66 despidos de trabajadores de la base aérea de Morón de la Frontera por parte de la empresa AVR, que se suman a los 72 ya despedidos en 2011, vuelve a mostrar su "disconformidad" por lo que considera una "agresión a los pueblos vecinos, ya que cree que dichos despidos "son innecesarios, pues la actividad de la base no ha caído, sino que, al contrario, ha aumentado en el último año".

Desde el Consistorio coronileño subrayan en una nota que, hasta ahora, los "perjuicios" que la cercanía de una base militar provocaba a la localidad se compensaban con la contratación de personal civil del pueblo. El alcalde, Jerónimo Guerrero (PSOE), ha declarado que "si esta actitud de despidos injustificados se mantiene, pediremos al Gobierno que se plantee la existencia de esta base". "Responderemos con nuestro más enérgico rechazó a la presencia de la base si esta actitud no es reparada: el destacamento americano de estas bases no serán bienvenidos a nuestros pueblos", ha manifestado.

Sostiene el Ayuntamiento que ha sido una parte importante de trabajadores de El Coronil los que se han incluido en los dos últimos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) provocados por la empresa, "y nos tememos que esto no ha quedado aquí, y aventuramos nuevos despidos para el próximo año, ya que el gobierno americano ha decidido cubrir los puestos de trabajos que ocupan los civiles españoles con personal militar americano en la reserva".

El alcalde ha declarado que "pedimos que la misma actitud que el Estado español ha mostrado defendiendo a los pescadores de la Línea la tenga también con el gobierno americano en defensa de estos trabajadores", pues "las bases americanas en estado español se están convirtiendo en una nueva colonia extranjera, donde la mano de obra civil está siendo sustituida por ciudadanos americanos que no pagan impuestos en nuestro país y que utilizan todos los servicios que sí se pagan con los impuestos de los españoles".

"El Gobierno debe reaccionar inmediatamente exigiendo a su homólogo americano la retirada del ERE y la garantía de que mientras la base esté en funcionamiento toda la mano de obra civil será ejecutada por trabajadores españoles, al igual que hacen otros gobiernos donde EEUU tiene bases instaladas", ha apostillado.